La Cámara baja de EE UU aprueba la ley que endurece el embargo a Cuba

Cuba asumió ayer ante la Asamblea General de la. ONU "la completa responsabilidad" por el derribo de dos avionetas norteamericanas y aseguró que no cederá a "presiones y amenazas" como la que representa la Ley Helms-Burton, que anoche fue abrumadoramente aprobada en la Cámara de Representantes por 347 votos a favor y 67 en contra, al día siguiente de recibir asimismo la aprobación mayoritaria del Senado. Pero, al mismo tiempo, el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Roberto Robaina, tendió la mano a Estados Unidos para resolver la actual crisis entre los dos países por la vía de la negociación.

"Los problemas en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos pueden ser resueltos a través del diálogo. Hoy reitero aquí la disposición de mi país a actuar en esa dirección", manifestó Robaina desde la principal tribuna de la ONU, que fue reunida en sesión extraordinaria para escuchar la versión cubana sobre el ataque, hace 12 días, contra dos aviones de la organización anticastrista Hermanos al Rescate.En su respuesta, la embajadora norteamericana ante las Naciones Unidas, Madaleine Albright, rechazó enérgicamente los argumentos cubanos y aseguró que el derribo de los aviones fue "un crimen intencionado, y nada de lo que diga Cuba puede cambiar eso".

Mientras tanto, en Washington, la Cámara de Representantes discutía y aprobaba finalmente la ley que refuerza el embargo económico a Cuba. Esa ley, conocida por el nombre de sus patrocinadores, Helms y Burton, autoriza a ciudadanos cubano-norteamericanos a presentar pleitos contra extranjeros que hagan negocios con propiedades que fueron confiscadas por Fidel Castro, y prohibe la entrada a Estados Unidos a quienes "trafiquen" con esas propiedades. La ley será firmada por el presidente Bill Clinton, quien ya ha dado verbalmente su aprobación.

Roberto Robaina dijo ayer en la ONU que ésa era "una ley contra la humanidad", y prometió que su Gobierno no cederá ante esa forma de presión y "defenderá a los amigos" que quieran seguir invirtiendo en Cuba.

El ministro cubano trató de rebajar la tensión con Washington, y culpó a "la ultraderecha del exilio" de haber provocado la crisis actual. Insistió en la versión de su Gobierno de que Hermanos al Rescate no es una organización de carácter humanitario, y que los aviones derribados no pueden ser considerados civiles porque tenían el propósito de "violar la soberanía de Cuba". Fue "una acción patriótica en legítima defensa" de la soberanía y seguridad del país, añadió.

Por otro lado, el presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, también expuso ayer en Montreal su versión sobre el derribo de las dos avionetas ante la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI), informa Mauricio Vicent desde La Habana. La parte cubana asegura que el incidente se produjo dentro de sus aguas jurisdiccionales, y afirma haber encontrado a 9,3 millas de sus costas una serie (le objetos personales de los pilotos muertos -un maletín, un cargador de baterías y unos mapas de navegación aérea, que demuestran su tesis.

Asimismo, Cuba estudia prohibir a las compañías de EE UU usar los corredores aéreos cubanos en represalia por las repetidas violaciones del territorio y la soberanía de la islas, según afirmó ayer un funcionario cubano presente en la reunión de Montreal, informa Reuter. Alarcón ni confirmó ni desmintió que La Habana hubiera, tomado esta medida y se limitó a insistir en las constantes violaciones del espacio aéreo cubano por aparatos con propósitos subversivos.

Por su parte, la OACI acordó anoche la apertura inmediata de una investigación sobre las circunstancias en que fueron derribadas a las dos avionetas. La investigación deberá estar terminada en un plazo máximo de 60 días, informa France Presse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 06 de marzo de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50