Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El más firme debelador de la tortura

Han matado a un demócrata, han matado a un hombre justo y bueno, han matado a un jurista de primera categoría. Y han matado también a un gran historiador: a un gran historiador del Derecho, sin duda, pero además, y sobre todo, a un gran historiador sin adjetivos.Son tantos y tan plurales los caminos historiográficos recorridos por Francisco Tomás y Valiente que una simple numeración excede del espacio disponible. Desde sus primeros trabajos hasta sus últimos libros, supo, mezclar el rigor con la claridad en el estudio de la evolución histórica de las normas legales: tanto del Derecho Penal del Antiguo Régimen como de las Constituciones' y los Códigos de la España Contemporánea. Valiente desmenuzó la compleja normativa de la desamortización en una de sus obras más conocidas a la vez que desentrañaba el proceso legislativo que llevaría durante el primer tercio del siglo pasado al desmantelamiento del antiguo Régimen. Se interesó por el siglo XVII, por los validos y la Inquisición, pero también por el siglo XIX, a cuyo estudio había retornado con especial entusiasmo hace unos años, tras su vuelta a la actividad académica. Y no se limitó a las leyes y las instituciones; como reza el título de uno de sus artículos, también "los hombres que las dirigen" o quienes se ocupaban de su ejecución fueron objeto de cuidadoso análisis. Incluso las transgresiones y su castigo dieron lugar a luminosas páginas de quien ha sido hasta el presente el más destacado historiador, y el más firme debelador, de la tortura en la, historia de España.

Durante muchos años fue Tomás y Valiente interlocutor atento y participante entusiasta endiversos trabajos colectivos. Coincidí con él tanto en la Enciclopedia de Historia de España, en la que trazó una síntesis magistral sobre la evolución del pensamiento jurídico en nuestro país, y también en la recién publicada Antiguo Régimen y Revolución Liberal. Con el humor y la vitalidad de los que siempre hizo gala, recordaba hace un par de años, en el homenaje a Miguel Artola que dio origen a este último libro, su disponibilidad para embarcarse en cualquier nueva aventura historiográfica de similares características. 'No sé si en el futuro quienes fuimos tus amigos seremos capaces de plantearnos otros proyectos de parecida envergadura; pero, con ellos o sin ellos, Paco Tomás, siempre sentiremos el vivo dolor que desde hoy nos causa tu ausencia.Manuel Pérez Ledesma es catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Autónoma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 1996