Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
50 AÑOS DE NACIONES UNIDAS

"Los bloqueos matan como bombas atómicas silenciosas"

Limitándose estrictamente a los cinco minutos que cada orador tiene asignados, y con una cierta pesadumbre en el habla no exenta de vigor, Fidel Castro fue ayer el decimocuarto jefe de Estado en dirigirse a la Asamblea y el primero en hablar de algo más que generalidades. Su intervención era sin duda la más esperada del día y fue aplaudida en consecuencia. El líder cubano, que no venía Nueva York desde 1979, exigió la democratización de la ONU y a eliminación de la "prepotencia" en las relaciones internacionaes y de los "crueles bloqueos (...) que matan como bombas atómicas silenciosas".

Para demostrar quiza que las cosas no han cambiado demasiado en los 16 a que han pasado desde su anterior visita, Castro recuperó de su discurso de 1979 los temas fundamentales de cooperación, desarrollo, soberanía, seguridad, igualdad y autodeterminación y dijo que debe terminar la "matanza" que constituye los 20 millones de personas que mueren anualmente de hambre y enfermedades curables.El discurso fue exclusivamente una serie de denuncias a las carencias e injusticias del orden internacional. "¿Hasta cuándo habrá que esperar a la democratización de Naciones Unidas?", se preguntó, refiriéndose al uso del veto, que calificó de "anacrónico". "¿Hasta cuándo habrá que esperar," dijo hacia el final del discurso, "a un mundo sin hegemonismos, sin armas nucleares, sin intervencionismo, sin racismos, sin odios, sin ultrajes a la soberanía, con respeto a la libre determinación y la independencia, sin crueles bloqueos que matan a hombres, mujeres y niños, jóvenes y ancianos, como bombas atómicas silenciosas?".

Castro completó la jornada con una visita a la Iglesia Baptista Abisinia, en pleno corazón del barrio negro de Harlem, abarrotada por un millar y medio de personas, para asistir a una función de gospel. Antes, el dirigente cubano en una entrevista de una hora a la cadena de televisión CNN, descartó la implantación de un régimen multipartidista en Cuba, dijo que no tiene por ahora intención de retirarse y condenó con fuerza el embargo comercial norteam ericano a su país, que lo calificó de "verdadera guerra económica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de octubre de 1995

Más información

  • Primera visita a EE UU desde 1979