GUERRA EN LOS BALCANES

Dos ataques serbios causan la muerte de once niños y tres adultos en dos ciudades bosnias

A menos de dos días de la teórica entrada en vigor de un armisticio general de dos meses en Bosnia, el Gobierno de Sarajevo acusó a los serbios de haber causado ayer la muerte de 14 personas, entre ellos 11 niños, en dos bombardeos contra población civil. La ONU expresó su "enorme preocupación" tras el ataque con cohetes contra un campo de refugiados bosnios cercano a Tuzla, zona protegida por la ONU al noreste del país, que causó al menos nueve muertos -entre ellos cinco niños y un bebé- y más de 50 heridos, en su mayoría menores de edad. En otra operación aérea, otros cinco niños murieron y 50 personas resultaron heridas en la ciudad de Tesanj, en la Bosnia central controlada por las milicias croatas.

Los disparos contra Tuzla también alcanzaron uno de los puestos de observación de la ONU y a Sarajevo le faltó tiempo para acusar del ataque a los rebeldes serbios. El campo de Zinivice es una de las ciudades de lona en las que se agolpan a las afueras de la abarrotada Tuzla (90 kilómetros al norte de Sarajevo) algunos de los miles de musulmanes expulsados en julio del enclave oriental de Srebrenica, tras su conquista por los serbios. Las mortíferas bombas de fragmentación, disparadas con lanzacohetes múltiples, cayeron al mediodía en una zona donde no existen objetivos militares, precisamente cuando decenas de niños jugaban al aire libre acompañados por sus madres aprovechando el buen tiempo. Entre las decenas de heridos, al menos 20 eran niños de corta edad. Poco después del primer ataque con bombas de fragmentación, varias descargas de proyectiles de mortero sacudieron el aeropuerto de Tuzla y las inmediaciones de la base de los cascos azules paquistaníes destacados en la zona protegida.

La televisión bosnia mostró anoche imágenes de otro ataque con bombas de fragmentación, esta vez por parte de la aviación de los serbios de Bosnia, contra la ciudad de Tesanj, en el centro de Bosnia. Esa acción costó la vida a cinco niños y otros 50 resultaron heridos. La ONU no pudo confirmar anoche el bombardeo de Tesanj, una ciudad controlada por los bosnio-croatas.

La doctrina en vigor en Bosnia establece que cualquier ataque contra una zona segura desencadenará una "inmediata y desproporcionada respuesta" por parte de la OTAN contra el agresor. En Nápoles, un portavoz del cuartel general de la Alianza para el sur de Europa señaló que la ONU había pedido "localizar y neutralizar" las posiciones serbias desde las que se disparó contra Zinivice, pero reconoció que un primer ataque de castigo de la fuerza aérea de la OTAN no pudo llevarse a cabo a causa del mal tiempo. La misma fuente se negó a precisar si los aliados tenían previsto realizar una segunda incursión.

Los dos sangrientos episodios se producen mientras se multiplican los enfrentamientos en otras partes del país en busca de mejores posiciones en los frentes antes de su suspensión definitiva en los próximos días. Los combates eran muy intensos ayer en todo el noroeste de Bosnia, entre las localidades de Bosanska Krupa, junto a Bihac, y KlJuc.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 08 de octubre de 1995.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50