Terapeutas y ex alcohólicos, contra la fórmula de cerveza sin alcohol aprobada por Sanidad

Tres latas equivalen a medio whisky o un vaso de vino

Tres latas de cerveza "sin alcohol" equivalen a un vaso de vino o medio whisky. Por eso, terapeutas y ex alcohólicos se han sorprendido de que el Ministerio de Sanidad haya consagrado esta fórmula por decreto, el 20 de enero. "En la práctica se equipara a los refrescos", critican. Los fabricantes no están obligados a avisar de los 0,8 a 1,2 grados de alcohol que tienen. Un "camelo", alegan, para bebedores en tratamiento, adolescentes y embarazadas. "Disparatado", dice Ernesto Roldán, jefe de la unidad de alcoholismo del hospital Psiquiátrico de Madrid.

Primera llamada a una asociación de alcohólicos anónimos para hablar sobre la cerveza sin. "Bueno, eso de sin. !Usted sabe que tiene alcohol!", contesta un hombre en tratamiento. "Desde la asociación no queremos meternos en calificar las cosas. No damos instrucciones a las personas a las que ayudamos, pero, en efecto, deben saber que está cerveza tiene alcohol", añade el interlocutor."Nosotros, los alcohólicos, no podemos entrar en contacto con el alcohol. Vamos, que ni, una gota", continúa explicándose el alcohólico anónimo "Con una cerveza sin parece que no pasa nada, pero dispara un dispositivo de alarma. más tarde o más temprano hace caer y no se puede volver a salir".

Rubrica esta experiencia Ernesto Roldán, jefe de la unidad de deshabituación de alcoholismo del hospital Psiquiátrico de Madrid. "Mire, nosotros empezamos a probar lo de la cerveza sin alcohol hace 25 años con una marca francesa. Nos pareció un hallazgo para ayudar a los alcohólicos, porque tenía muy poco alcohol y era de un sabor amargo: Pero ¿que pasó? pues que tuvimos que dejarlo porque los enfermos nos recaían a puñados". "Disparatado", "de alto riesgo", califica Roldán el real decreto.

Golpe moral

El producto ya estaba en la calle legalmente. Casi todas las marcas comercializan. variantes de cerveza sin alcohol o de bajo contenido. Incluso una reglamentación anterior vigente les exime de la obligatoriedad de especificar el contenido alcohólico por ser menor de 1,2 grados máximo admitido para las sin. Los médicos avisaban uno a uno a sus pacientes. A saber: tres latas de cerveza sin (un litro) de 1,2 centímetros cúbicos de alcohol por cada 100 suman 12 centímetros cúbicos de alcohol, lo que equivale a tomarse un. vaso de vino (100 centímetros cúbicos) o medio whisky. "Para un individuo alcohólico es un punto de recaída, porque su tratamiento se basa en una abstinencia total", dice Carlos Dulanto, especialista en tratamientos de desintoxicación.

Pero el mazazo -más de orden moral que a efectos prácticos- ha sido que el Ministerio de Sanidad avale, junto a los de Industria, Agricultura, Alimentación y Comercio, un real decreto sobre reglamentación de las cervezas y maltas donde se consolida como fórmula la cerveza sin alcohol. "O que lo hubieran dejado como estaba o que hubieran legislado en sentido contrario. Si lo que queremos es retrasar la edad de inició del hábito de beber, esto es una medida contrapreventiva", indica Dulanto. Considera que en este caso ha existido una adecuación de la legislación al mercado, y no al revés.

En opinión de este especialista, la cerveza sin es "un invento de las firmas comerciales", que de alguna forma incita a "beber alcohol y a hacerlo engañado". Les llama irónicamente "las cervezas de las tres mentiras", porque "saben peor, cuestan más caras y encima no emborrachan".

Refrescos gaseosos

A Dulanto la participación de Sanidad le parece incongruente con su política preventiva. "Con esta medida pasan a ser casi como refrescos gaseosos. No se está dando suficiente información en este producto a las poblaciones de alto riesgo como los alcohólicos, los adolescentes o las embarazadas, que no tienen que probar nada de alcohol". Este médico participa en la campaña del Ayuntamiento de Madrid Beber no es vivir. "A ver qué le digo yo ahora a los escolares", añade.

El decreto consolida igualmente la fórmula de las cervezas de "bajo contenido en alcohol". Se ajustan, según el texto legal, a aquellos productos con una graduación alcohólica entre el 1% y el 3% de su volumen total. Según cálculos de Dulanto, una cervecita light de tres grados de contenido alcohólico equivale a un cuarto de litro de vino al 12% de alcohol y a 850 centímetros cúbicos de ron, whisky o ginebra. E insiste: "Es un alto contenido para población de riesgo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de febrero de 1995.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50