Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura rechaza que el Prado tenga prioridad

El Reina Sofía dispondrá de nuevo en 1995 de más dinero que la gran pinacoteca

Cultura dispondrá el próximo año de 72.080 millones de pesetas. De esa cantidad, el Museo del Prado se lleva 2.561 millones, y el Reina Sofía, 2.994, aunque el Prado se beneficia de 450 millones más para obras procedentes del capítulo de infraestructuras. La dotación económica de los dos primeros museos nacionales merecerá en el Parlamento el rechazo del Partido Popular. "Niego que el Prado sea lo más importante", replica el subsecretario de Cultura, Enrique Linde, que califica las críticas de "irresponsables" y para quien la cantidad destinada al Prado es suficiente.

"Estoy seguro de que en el fondo están de acuerdo con la distribución que hemos hecho nosotros", explica Linde. "Es normal que discrepen, pero nosotros no estamos haciendo política de partido con el dinero de Cultura. Y niego que el Prado sea lo más importante. Yo creo que hay que prestar atención a la generalidad de los problemas".Por su parte, el representante del PP en materia cultural, Miguel Ángel Cortés, anunció que está dispuesto a exigir atención urgente para el Prado y que su partido impugnará los presupuestos dé este año.

Es precisamente la distribución del dinero entre los dos primeros museos lo que critica Miguel Ángel Cortés, quien califica los datos dados por la ministra Carmen Alborch de falsos y tramposos. Y como ejemplo señala los alrededor de 200 millones de pesetas que el Ministerio utiliza para la compra de obra de arte contemporánea para el Reina Sofía, pero que no aparecen dentro de las partidas destinadas a este museo, sino en el capítulo de adquisiciones de arte español contemporáneo. Cortés pedirá que se suprima esta partida que maneja directamente la ministra por considerar que la nueva ley del, mecenazgo servirá para dotar a las colecciones estatales de obras de arte.

Sin trampas

Cortés argumenta también que el Reina Sofía dispone de más de 500 millones de pesetas para comprar obra, una compra que hace la dirección del centro de acuerdo con el patronato. La elección de estas piezas, añade el representante del PP, está más controlada que la que decide directamente el titular de Cultura, sea quien sea. Cortés señala que el año pasado se adquirieron obras de 45 artistas algunos de ellos no españoles: en contra de lo que exige el presupuesto".

Sin embargo, Enrique Linde asegura que esa partida se mantendrá porque no es una trampa para lograr una mayor dotación en el Reina Sofía, sino que forma parte de un capítulo destinado a conseguir piezas importantes en subastas o para responder a ofertas que surjan inesperadamente y se consideren especiales. Pero cuando se le recuerda a Linde que, el pasado año, casi todo el dinero se gastó en obra comprada en una sola mañana a varios galeristas, responde que es lógico que, si el dinero no se ha gastado, se invierta comprando a los galeristas, "un sector necesitado de todo apoyo".

De todas formas, el mayor punto de discrepancia respecto al presupuesto por parte del Partido Popular se basa en que, en opinión de Cortés, el Prado necesita una atención muy urgente, una atención que no se recoge en los presupuestos de este año. "Como decía Malraux cuando era ministro de Cultura en Francia, hay que escoger el edificio que va a caer. Aquí se engaña diciendo que se van a salvar los dos [Prado y Reina Sofía]. Pero hay que ser razonable y realista. Hay lo que hay. Nosotros pediremos que se haga algo más razonable de lo previsto y que se dé prioridad al Prado, porque es lo más importante".

Cortés cita el informe dado a conocer por el presidente del patronato del Prado, Fernández Ordóñez, donde se detallaba la situación de los tejados, hechos con una veintena de materiales diferentes y la poslible existencia de roedores en el restaurante. El representante popular califica de vergonzosa esta situación "por darse en el primer museo de pintura antigua del mundo y por la imagen que de España se da en el exterior con esta situación".

Enrique Linde, aunque discrepa del planteamiento de Cortés, recuerda que la semana pasada el grupo socialista planteó en el Congreso la necesidad de ampliar el presupuesto destinado a la conservación de las catedrales y al Prado. "Concretamente el Prado dispondrá de cien millones de pesetas, además de lo consignado en el presupuesto".

Según un estudio comparativo de la atención que Cultura da a ambos museos, hecho por el Partido Popular, la prioridad del Reina Sofía frente al Prado afecta a todos los campos. Por ejempo, el Prado recibirá tres millones para reparaciones, frente a 120 para el Reina Sofía; cuatro millones para publicidad el primero, frente a 50 el segundo, o 19 millones para la realización de exposiciones en el Prado, frente a 264 para el Reina Sofía. El subsecretario, a la vez que no pormenoriza el gasto que tendrán estos museos, niega que ese reparto se vaya a hacer como señala la oposición y advierte que, en todo caso, todo se discutirá en las Cortes.

Desacuerdos

Miguel Ángel Cortés añade que, al margen del problema del Prado, el que más preocupa a su grupo, hay otros puntos de desacuerdo en los presupuestos de 1995. Uno de ellos afecta al patrimonio histórico artístico, algo "que se encuentra en fase de ser perdido para siempre porque sólo se lleva el 5% del presupuesto, mientras que el cine o la ópera acaparan un 8% cada uno por separado. No estamos en contra del cine o de la lírica, pero hay prioridades y las nuestras no coinciden con las de la ministra".

Otro de los puntos de crítica para el Partido Popular está en las previsiones del llamado 1% cultural, es decir que se destine a Cultura el 1% del total que acaparan todas las obras públicas, un capítulo al que ahora se asignan 50 millones, igual que, el año pasado y que representa una cantidad simbólica. "No se amplía", afirma Cortés, "porque, frente al acuerdo del Congreso, hay algún ministro que se opone frontalmente y ha logrado pararlo".

Miguel Ángel Cortés concluye diciendo: "No hay explicación para el reparto del dinero cuando las necesidades son tan obvias. El Reina Sofía se ha inaugurado ya tres veces y es increíble que siga necesitando obras y reparaciones. Este año habíamos acordado que se destinaría a reflexionar sobre el Prado. El que viene es el del deslinde de las colecciones estatales. Hay que estudiar qué compras y qué exposiciones se quieren. Hasta ahora el sistema de compras ha sido un procedimiento para ganar amigos. Sería bueno que el Reina Sofía tuviera miles de millones, pero, hay que ajustarse a lo que hay. Pediremos que se haga algo más razonable y que se dé prioridad al Prado, porque es lo más importante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 1994