Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Museo de América se abre con una exposición de 2.650 piezas de diferentes culturas

Los Reyes inauguraron la nueva instalación

El Tesoro de los Quimbayas, un ajuar de oro único en el mundo, que le fue regalado hace un siglo por el Gobierno colombiano a la reina María Cristina, es uno de los grandes atractivos del Museo de América, reinaugurado anoche por su bisnieto, el rey Juan Carlos. Tras 13 años de cierre, el museo ha vuelto a abrir sus puertas, triplicando su antigua extensión al ganar la totalidad del edificio que compartía con otras instituciones en la Ciudad Universitaria de Madrid.

Un total de 2.650 piezas, relativas a las culturas del continente completo, pre y poscolombinas, colgarán de un modo permanente en un centro que ha seguido desde, sus orígenes una trayectoria interrupta. Cerca de 400 personas, entre ellas los embajadores de todos los países latinoamericanos, Estados Unidos y Canadá, y la ministra de Cultura, Carmen Alborch, acompañaron anoche a don Juan Carlos y doña Sofía en la reapertura del museo, cuyos fondos abarcan hasta 20.000 piezas relacionadas con la cotidianeidad cultural de todo el contínente, desde herramientas que datan del año 10.000 antes de Cristo, en el Paleolítico, hasta utensilios empleados ahora mismo por las diversas comunidades indígenas. "Creo que la nueva disposición de las salas, orientadas por un criterio temático, así como el aumento de la extensión, que ha permitido cuidar el detalle, evitando de ese modo el abigarramiento anterior de las piezas, debe hacernos pensar en un museo realmente inaugural", manifestó ayer a este periódico la directora del centro, Paz Cabello. "Con anterioridad, en un espacio reducido a un tercio del edificio, los ternas aparecían entrernezclados con criterios cronológicos y por áreas geográficas y culturales. Ahora, nos ha parecido adecuada una orientación antropológica, distinguiendo en todo caso entre sociedades simples y complejas, o entre culturas autóctonas y aquellas otras que engloban el sello colonial", agrega Cabello.

El recorrido

Siempre a las afueras del choque intercultural, el recorrido abarca, de ese modo, materias monográficas, que van desde las formas de percepción mental y cartográfica desde Europa después del Descubrimiento, a los motivos religiosos, indistintamente jerarquizados, entre los que se encuentra, en su vitrina recoleta, el Tesoro de los Quimbayas, uno de los ajuares funerarios más completos y bellos del mundo, tallado en oro, con recipientes antropomórficos y calabazas empleados para el consumo de cocaína. El viaje completo del museo por América, que avanza desde la infraestructura hasta la superestructura, vuelve a cumplirse de un modo transversal en cada uno de los compartimentos. Otras piezas destacables son el códice Trocortesiano, uno de los cuatro códices mayas precolombinos que existen en el mundo, y también las 200 piezas de la colección de arte inca legadas por escritor Juan Larrea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 1994