Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La clandestinidad de la escritora bengalí Taslima Nasrin impide la publicación de su novela

La autora de 'La vergüenza' podría buscar refugio en Francia en los próximos días

La vergüenza, la novela de la escritora bengalí Taslima Nasrin, sólo podrá ser publicada en francés. La forzada clandestinidad de la autora, a cuya cabeza han puesto precio los grupos fundamentalistas bangladesís, ha impedido a numerosas editoras interesadas negociar los derechos de publicación. Nasrin, oculta probablemente en una embajada occidental en Dhaka, ha enviado un fax dramático en el que asegura: "los fundamentalistas pueden matarme en cualquier momento". Grupos feministas en París dan como "muy probable" su llegada a Francia "en los próximos días".

Stock Éditions, la editorial que publicará el próximo mes de septiembre la versión francesa de La vergüenza, ha explicado que "sólo poseemos los derechos correspondientes a la edición en nuestra lengua. No los compramos para toda Europa y éstos siguen en manos de Taslima Nasrin; es ella la única autorizada para negociar su venta para España, Alemania o Italia".Algunos editores y agentes internacionales han presionado a Stock para que, dada la incomunicación actual de la escritora, asumiera los derechos de Nasrin para todo el mundo y permitiera que se tradujera la novela a otras lenguas, pero los responsables de la editorial se han negado a ir más allá del contrato que les cede los derechos en francés.

Nasrin, de 32 años, ha sido amenazada de muerte por fundamentalistas islámicos que consideran que su obra contiene insultos al islam. La escritora sigue escondida, "presumiblemente en una embajada europea en Bangladesh", según declararon a este diario en l'Alliance des Femmes, sociedad que editará dentro de poco una recopilación de artículos de Nasrin "sobre las relaciones existentes entre la mujer y la religión". Nasrin envió al pasado viernes un fax dramático a l'Alliance des Femmes en el que se leía lo siguiente: "l am in grave danger. Fundamentalists could kill me at any moment. Please, save me" (Corro un gran peligro. Los fundamentalistas pueden matarme en cualquier momento. Por favor, sálvenme).

En La vergüenza, novela publicada por primera vez en bengalí en febrero de 1993, Nasrin describe las desgracias de una familia hindú de Dhaka después de la destrucción en la India, el 6 de diciembre de 1992, de la mezquita de Babri d'Adoyha. La autora denuncia formalmente a los instigadores de este acto, pero lo que le interesa en realidad es describir la situación de los que pagan el precio de la locura de los extremistas religiosos.

El escritor bengalí Amitav Ghosh (autor de Líneas de sombra, publicada en España por Anagrama), escribía ayer en Le Monde que "la novela es una acusación de los extremistas, tanto de los hindúes como de los musulmanes". Ghosh añade que el mérito de Nasrin es que "ha intentado describir el mundo desde un punto de vista distinto al que la sociedad pretende asignarle" y la compara a la escritora egipcia Nawaal AlSa'adawy, de la que se ha publicado recientemente en España Mujer en punto cero (Editorial Horas y Horas).

A la cabeza de la novelista se le ha puesto un precio. Para el mufti Nazrul Islam vale unas 400.000 pesetas, mientras que la llamada Alianza para la Resistencia contra las Actividades Anti-Islámicas sólo abonará la mitad a quien asesine a la autora de La vergüenza, cuyo acoso por parte de los fundamentalistas ha sido considerado en Occidente como un segundo caso Rushdie. L'Alliance des Femmes ha organizado manifestaciones ante la Embajada de Bangladesh en París, y el Festival de Avignon, la Escuela de Cine oficial (FEMIS) y la compañía del Théatre du Soleil, de Arianne Mnouchkine, -han invitado solemnemente a Taslima Nasrin a Francia, comprometiéndose a cuidar de ella.

La vergüenza ha sido escrita en bengalí, y la primera traducción a otro idioma ha sido la inglesa, editada por Penguin-India. "No es una edición completa. En inglés se suprimen, creo que por razones que se consideran morales, los pasajes en los que se aborda la sexualidad de manera más explícita", detalló un portavoz de Stock, al tiempo que confirmaba que la versión francesa ?será íntegra". Por otra parte, según informa Lola Galán desde Londres, un portavoz de Penguin manifestó que la edición de su sucursal en la India es autónoma y sólo tiene los derechos para el territorio de ese Estado. El aislamiento de Nasrin dificulta por lo tanto la aparición de una traducción íntegra en lengua inglesa.

Derechos sin contratar

Dada la incomunicación de Nasrin, ninguna editorial española ha podido contratar de momento los derechos de La vergüenza, aunque la agente literaria Anna Soler Pont, especializada en literatura africana y asiática, mantiene contactos para que pueda editarse la novela en España.En l'Alliance des Femmes, en París, esperan que "Taslima Nasrin esté pronto en libertad. Creemos que es cuestión de poco tiempo, de días quizás", pero reclaman prudencia, ya que la embajada que, hipotéticamente, acoge a la escritora estaría "acordando protección indebida a una persona acusada por la ley de un país independiente y soberano".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 1994