Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"El nuevo teatro no será una fotografía del que ardió"

Del abatimiento al aliento de solidaridad. Ése ha sido el trayecto anímico que ha recorrido Josep Caminal, director general del Liceo ese lunes fatídico en que el coliseo lírico barcelonés ardió como una tea. Caminal explica en esta entrevista los proyectos del teatro.

"Estoy muy mal, porque pasaré a la historia como el personaje que era el director cuando se quemó el teatro", dice apesadumbrado Josep Caminal. Pero el director general del Liceo, que llevaba sólo unos meses en el cargo, también pasará a la historia como el hombre bajo cuyo mandato se hizo un nuevo Liceo, cuyas características avanza en conversación con este diario."En estos momentos no sabemos cuál será el coste de la reconstrucción de la sala. Hace dos días que se ha quemado y todavía no puede saberse. Sería un gran error dar cifras ahora", explica el director general del Liceo. "Teníamos un proyecto de ampliación y reformas que contaba con la aprobación de todas las instituciones. El proyecto no se ha modificado en nada y podemos llevarlo a cabo con respecto a la parte del escenario".

Caminal había dado recientemente un paso de gigante en la consolidación de este proyecto. "La semana pasada conseguí que el Ministerio de Cultura diera definitivamente su aprobación", dice. Una aprobación difícil que desgraciadamente llegó antes que las llamas. El ministerio, junto con el Ayuntamiento, la Generalitat y la Diputación, está absolutamente de acuerdo con el proyecto de mínimos. "Consiste en la construcción de la caja escénica con una altura menor de la inicialmente prevista en el primer proyecto. Los cimientos, en cambio, estaba previsto hacerlos a conciencia para que cuando se desee hacer una ampliación mayor que la que debíamos hacer en el escenario pueda realizarse", agrega Caminal.

Ahora Caminal siente "la volutad explícita de las administraciones y de una mayoría de ciudadanos de Barcelona de reconstruir la sala. ¿En qué condiciones? ¿Qué significa esto, que la reconstrucción que ha de hacerse es la reproducción fotográfica de lo que era el Liceo? No, no vamos a reconstruir fotográficamente el Liceo. No puedo fijar en estos momentos, ni nadie puede hacerlo, si el aforo del Liceo será el mismo que tenía o será superior o inferior".

Las innumerables muestras de solidaridad han desembocado en una generosa anarquía de aportaciones. "La complicación para mí es que en estos momentos todo el mundo está recogiendo dinero y nadie coordina estas aportaciones. Esto puede producir a la larga un efecto contrario, que todo el mundo recoja pero que en realidad nadie dé nada. Hay que plantearse cómo solucionar esto y cómo canalizar las aportaciones y las ideas válidas y las que no lo sean. El espectáculo que hoy se está dando tiene una parte positiva y otra de locura", explica.

Caminal quiere aclarar que todas las donaciones monetarias son bien recibidas, pero lo que más le ha emocionado ha sido la reacción de Montserrat Caballé y, sobre todo, la ciudadana. "Esta reacción ciudadana muestra que el Liceo es como otras partes de Barcelona... Barcelona, desde hace unos años -y esto tiene que agradecerse a los Juegos Olímpicos-, es el orgullo del barcelonés. Se ha recuperado el amor a la ciudad. Este sentimiento, muy vinculado a la ciudad" aflora cada vez más, y en episodios tan desgraciados como el del incendio del Liceo todavía mucho más. Hay gente que incluso desconocía cómo eran las cuatro paredes del Liceo, pero siente que ha perdido algo, porque el Liceo forma parte de todo este paisaje que has incorporado a tu propia persona. El Liceo está en este paquete de la recuperación del orgullo del barcelonés", agrega.

Mientras todo recupera o intenta recuperar su pulso, el director general del Liceo busca alternativas para representaciones. Una de ellas es el Palau Sant Jordi.

"El primer acto en ese palacio, el día 28 de febrero, será una gala en la que nos gustaría hacer coincidir a Plácido Domingo, José Carreras, Jaume Aragall y Teresa Berganza, a la que yo personalmente se lo pediré. Y, evidentemente, mejor si además puede venir Pavarotti o Eva Marton. Todos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de febrero de 1994

Más información

  • Josep CaminalDirector general del Liceo
  • "Queremos hacer coincidir en una sala a Domingo, Carreras, Aragall y Berganza"