Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de la orquesta del Liceo se niega a dirigir la ópera 'Carmen'

Uwe Mund, director titular de la Orquesta Sinfónica del Gran Teatro del Liceo, abandonó el viernes pasado la producción de la ópera Carmen, que ayer se estrenó en el Liceo, "por no sentirse con ánimo suficiente para hacerse cargo de la dirección musical de la ópera", según explicó a este diario un portavoz del teatro. Mund, que según el portavoz "temía ser abucheado el día del estreno como lo fue la temporada pasada en las representaciones de La Traviata", ha sido sustituido en las siete representaciones previstas de Carmen, con dirección escénica de Nuria Espert, por Javier Pérez Batista, actual maestro asistente musical del teatro.El portavoz del teatro explicó que las discrepancias manifestadas por Mund sobre la versión de Carmen que se ofrece en el Liceo han creado un clima tenso durante los ensayos de la ópera. "El director quería que la versión que se representara fuera la del estreno de la ópera en 1875, con diálogos hablados, y no la que siempre se ha representado en el Liceo, con recitativos instrumentados por el compositor E. Guiraud". Sin embargo, según las fuentes consultadas, el abandono de Mund no puede atribuirse a un solo motivo. "Además de la discrepancia en la versión, Mund, que a pesar de no dominar esta obra como las del repertorio alemán es capaz de ofrecer una buena versión, tenía bastantes dificultades para conjugar su labor con dos repartos diferentes como se ha previsto en esta ópera".

En la presentación de la producción de Carmen a los medios de comunicación el pasado lunes, el director artístico del Liceo, Albin Hánseroth, se limitó a decir que Uwe Mund había abandonado la producción "por motivos personales". Hánsertoh, que aseguró que no podía decir nada más sobre el tema, anunció que la mezzosoprano estadounidense Kathleen Kuhlmann iba a ser sustituida por encontrarse enferma. La cantante, que padece una faringitis, fue sustituida ayer por Maria Ewing, que conoce perfectamente la producción de la ópera ya que la estrenó en Londres en abril de 1991.

Un castillo que se hunde

Nuria Espert confesó en la presentación de la ópera que los cambios que se han producido a última hora en la producción la hacen sentirse inquieta. "Yo no soy una mujer musicalmente muy culta y me siento más vulnerable que otros directores de escena. Con lo que más disfruto es con la dirección de los cantantes, y todo mi castillo se hunde si ellos no están".El tenor estadounidense Neil Schicoff, que será Don José en tres de las siete representaciones, explicó que los cambios introducidos en el reparto han ocasionado dificultades. "Yo trabajo con las personas, no con los personajes, y en estos momentos la relación entre Carmen y Don José todavía no está definida. Carmen es una ópera de colores, brillante, y no creo que el miércoles [por ayer] salga así".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de marzo de 1993