Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obras Públicas desautoriza un proyecto plástico en faros de Ibiza al día siguiente de su presentación

El Ministerio de Obras Públicas ha negado, por razones de seguidad para la navegación, el permiso para que los artistas Josep Guinovart, Antoni Miralda, Irriguible y W. Vostell lleven a cabo sus proyectos de intervención pIástica en cuatro faros de islotes situados en el canal marítimo que separa el puerto de Ibiza y la isla de Formentera.La desautorización oficial a la iniciativa cultural denominada Fars 93 y que fue conocida al día siguiente de su presentación ante 40 periodistas españoles y extranjeros el pasado martes, considera que las modificaciones temporales previstas por los pintores y escultores en las torres de los faros y su entorno terrestre perturbarían la identificación diurna de las señales de ayuda a la navegación marítima.

La caja de ahorros Sa Nostra, responsable del proyecto, presupuestado en 60 millones de pesetas, atribuyó inicialmente al Ministerio de Obras Públicas un papel de promotor de la iniciativa, proyectada para ofrecer una nueva imagen internacional de vanguardia a Ibiza. Además la Universidad de Baleares y otros organismos públicos locales habían comprometido su participación.

Los artistas, por su parte, han suscrito ya los contratos y cobrado parte de lo estipulado para la realización de sus obras. El singular montaje artístico en una franja de paisaje mediterráneo litoral estaba previsto que se presentara durante el verano de 1993. El coordinador del proyecto, Albert Ribas, cree que aún es posible llevar a cabo la idea y recurrirán la decisión del ministerio.

Vostell quería plantar el fuselaje de un avión de combate y el perfil de las piernas de una mujer en la torre del faro de la Mola. Miralda proyectó convertir el punto de luz en la isla de Botafoc en un candil parabólico situando un plato ondulado de 35 metros bajo la luz del faro. Por su parte, Guinovart pensó crear con sus pinturas y esculturas un entorno trágico para el faro de Els Penjats, mientras que Irriguible ideó unos grandes cortinajes rojos en forma de proa de barco junto a la señal marítima de En Pou.

Antoni Tapies declinó en su momento la propuesta de contribuir a la iniciativa con su polémica escultura del calcetín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de septiembre de 1992