El Consejo de Seguridad excluye a la nueva Yugoslavia de la Asamblea de Naciones Unidas

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó ayer, por 12 votos a favor y tres abstenciones, una propuesta de la Asamblea General por la que se excluye a la República Federativa de Yugoslavia de la organización internacional. La resolución 777 invita a la nueva Yugoslavia, compuesta por Serbia y Montenegro, a formalizar una petición de ingreso en la asamblea. En Ginebra, donde la conferencia internacional de paz ha reunido a los líderes de las tres partes en conflicto en Bosnia-Herzegovina, se pactó ayer respetar el suministro de ayuda humanitaria a la población civil.

El Consejo de Seguridad considera que "la República Federativa de Yugoslavia compuesta por Serbia y Montenegro no puede asegurar automáticamente la continuidad de la calidad de miembro [de la asamblea de la ONU] de la antigua República Federativa Socialista de Yugoslavia", según reza la resolución 777.Las repúblicas de Serbia y Montenegro, que se han constituido en República Federativa de Yugoslavia, tendrán que formalizar una petición de ingreso para poder participar en los trabajos de la asamblea general de las Naciones Unidas, según decidió por mayoría el Consejo de Seguridad anoche, con las únicas abstenciones de China, la India y Zimbabue.

Rusia, que llegó a amenazar con utilizar el derecho de veto que le confiere su calidad de miembro permanente del Consejo de Seguridad, decidió ayer alinearse con la propuesta de Francia, el Reino Unido y Bélgica, y votó a favor de la resolución 777. Para ser definitivamente aprobada, la resolución debe ser refrendada por la asamblea general, probablemente a lo largo de la próxima semana.

El representante francés ante el consejo calificó la resolución de "pragmática"; el ruso insistió en que la expulsión "pura y simple" de la nueva Yugoslavia, preconizada por los países musulmanes, no era aceptable y remitió a un eventual examen de la cuestión antes de fin de año, y el chino afirmó que la resolución es "un arreglo transitorio".

Por su parte, el representante de la República Federativa de Yugoslavia calificó de "ilegal" la decisión del consejo y aseguró que tendrá una "muy mala influencia" sobre la crisis que vive el país balcánico.

Reunión en Ginebra

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los dirigentes de las tres comunidades enfrentadas en Bosnia-Herzegovina se comprometieron ayer en Ginebra a garantizar las medidas de seguridad exigidas por la ONU para la reanudación de las operaciones humanitarias en esta república. Sadako Ogata, presidenta de la Alta Comisaría de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), recomendó la reanudación de los vuelos de socorro interumpidos desde el 3 de septiembre pasado.

El acuerdo de ayer es el único signo tangible de progreso en las negociaciones- de Ginebra, que continuaron por segundo día con la misma tónica que el viernes. Las delegaciones de la presidencia bosnia (musulmana mayoritariamente) y de las fuerzas serbias y croatas se reunieron por separado con Cyrus Vance y lord Owen, copresidentes de la conferencia internacional sobre la antigua Yugoslavia.

Haris Silajdzic (musulmán), ministro de Exteriores de Bosnia; Radovan Karadzic, jefe de las fuerzas serbias, y Mate Boban, líder croata de Herzegovina, firmaron el protocolo de acuerdo sobre las garantías de seguridad para el restablecimiento del puente aéreo, que incluye también la seguridad de los convoyes por carretera a través de varias vías alternativas de acceso hasta Sarajevo.

Parlamento en llamas

La sede del Parlamento bosnio y el hotel Holiday Inn de Sarajevo ardían anoche después de ser bombardeados por la artillería serbia. La agencia croata Hina denunció un ataque de la aviación serbia sobre la localidad de Brcko en el que murieron 42 personas y 86 resultaron heridas.

En la localidad de Mostar, Georg Pfuhl, periodista alemán, pereció en el curso de un bombardeo, según fuentes del Consejo de Defensa Croata.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS