El 'hombre de los hielos' encontrado en Tirol revoluciona la arqueología

No hay precedentes del hallazgo de un cadáver de 4.000 años tan bien conservado

Konrad Spindler, director del Instituto de Prehistoria de la Universidad de Innsbruck, anunció ayer que el cadáver congelado encontrado el fin de semana pasado en el glaciar de Similaun, en Tirol del Norte, a 3.000 metros de altura, pertenece a un hombre que vivió 2.000 años antes de Cristo, en la primera etapa de la edad de bronce. Según especialistas de la Universidad de Innsbruck, se trata de una "hora estelar para los arqueólogos y otros científicos, ya que no existen precedentes de un descubrimiento de un cadáver de 4.000 años en un estado de conservación tan excepcional".

Más información

Un tumulto de periodistas y científicos esperaban ayer por la noche a la salida del Instituto Médico Legal de Innsbruck donde se realizaban los trabajos de conservación al cadáver. Cuando los cámaras de televisión y fotógrafos intentaron entrar en el recinto fueron detenidos y Spindler advirtió que "lo más importante por ahora es proteger el hallazgo y trabajar lo más rápidamente posible para su conservación". Según especialistas, el descubrimiento podrá revelar "fases desconocidas sobre la vida en la edad de bronce por la cantidad de equipo de supervivencia que acompañaba al cuerpo".Spindler estima que el hombre de los hielos "debió haber sido momificado por efecto del viento y el frío, en circunstancias muy especiales" y luego conservado en el hielo de los glaciares durante 4.000 años. "No hay nada comparable en el campo arqueológico, es la primera vez que un equipo de científicos cuenta con un objeto de estudio como este: un cadáver de esa época con piel y esqueleto completos", dijo Spindler.

Se ha establecido además que la causa de la muerte fue violenta ya que presenta rastros de heridas profundas, tanto en la nuca como en el cuello, además de quemaduras en la espalda. En las próximas semanas se establecerá si los traumatismos son causa de una caída o de un ataque externo.Misterio

El misterio del hombre de los hielos se resolverá cuando se estudien los objetos que se encontraban junto al cadáver. Según se informó, éste estaba prácticamente semidesnudo y tenía restos de tiras de cuero enrollados en forma de vendas alrededor de las piernas. El hombre debió haber muerto alrededor de los treinta años y medía un metro y medio de altura. También tenía en la espalda unos tatuajes: diez rayas ordenadas una tras otra, a lo largo de tres líneas. Entre las pertenencias que tenía consigo había un cuchillo de piedra, un hacha primitiva de metal, material para hacer fuego, trozos de cuero, un protector de piernas de cuero y guantes de pelo de cabra y además zapatos cosidos con las cortezas de un álamo. También resulta extraordinario que un hombre de la edad de bronce se aventurara a esa altura en las montañas que hasta ahora se creía fueron conquistadas en este último siglo por los alpinistas.

La edad de bronce es la tercera fase del desarrollo material-cultural de los seres humanos después del Paleolítico y Neolítico. Empezó en distintos periodos dependiendo de la región, En Grecia, por ejemplo, empezó 3.000 años antes de Cristo, mientras que en China no se inició hasta 1.800 antes de Cristo.

El hallazgo lo hicieron el jueves de la semana pasada dos alpinistas alemanes y tres días después científicos de la Universidad de Irinsbruck volaron en helicóptero hasta el lugar para trasladarlo a la capital del Tirol. El alpinista Reinhold Messner, conocido internacionalmente por haber conquistado varias veces las cumbres del Himalaya en expediciones en solitario, se encontraba también en el glaciar y tomó parte en el traslado del hombre de los hielos.

Hasta ayer se creía que el. hallazgo encontrado en la frontera entre el Tirol del Sur y del Norte era un hombre de la Edad Media. Messner aseguró en su momento que se trataba de un guerrero medieval mientras otros alegaban que se trataba de un contrabandista de este siglo o de un loco ermitaño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de septiembre de 1991.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete