Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hombre es resultado de un cambio ecológico, dice el paleontólogo Yves Coppens

"La ecología es lo que nos ha hecho diferentes de nuestros primos los chimpancés y los gorilas". Así se expresa el prehistoriador francés Yves Coppens, director de expediciones a lo largo de 30 años en los lugares cuna de la humanidad: Chad, Valle del Omo y Cubeta del Afar etíopes... Coppens, que participa en Barcelona en el curso sobre etología y cultura organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la Universidad de Barcelona, considera que el hombre es resultado directo del cambio ecológico causado en Africa oriental por la fractura geológica del valle del Rift.

MÁS INFORMACIÓN

Yves Coppens, uno de los más prestigiosos especialistas en el campo de la prehistoria (fue uno de los descubridores, con Don Johanson, de Luey, el célebre fósil de australopiteco hallado en el Afar), presentó en Barcelona datos sobre la evolución humana no exentos de controversia.Así, por ejemplo, sugirió la posibilidad de que los australopitecos -hace 3,5 millones de años- hayan sido "los primeros artesanos de la piedra tallada". Coppens explicó que en Valle del Omo "especialistas en prehistoria han recogido una colección de instrumentos de cuarzo muy antiguos y muy pequeños. Los yacimientos de la zona son fácilmente datables por potasio-argón y paleomagnetismo y han arrojado una datación de más allá de los tres millones de años. Siempre que hemos encontrado restos de homínidos relacionados con estas pequeñas herramientas eran restos de australopitecos". "A escala filosófica", reflexionó Coppens, "eso significa. que la humanidad no es el hombre; la herramienta, fabricada o usada, precede al hombre".

"Lucy nos ha dado una idea precisa de cómo eran los australopitecos: gente baja (entre 1 y 1,20 metros), de 20 o 25 kilos. Desde el punto de vista de la biomecánica, la recién adquirida bipedación debía ser muy particular y difícil: Lucy tenía unas caderas extraordinariamente anchas, avanzaba con un gran contoneo, girando la cadera en torno a la columna casi 50º para poder conservar el equilibrio".

En cuanto a la hipótesis sobre la aparición del género humano en Africa oriental como resultado de una modificación ecológica -hipótesis bautizada deliciosamente como 'East' side history-, Coppens dijo: "El primer homínido se vio obligado a aparecer hace ocho millones de años en África oriental. ¿Por qué? Hace 10 millones de años, en torno al Ecuador existía una selva continua; allí vivían los antepasados comunes del hombre y los chimpancés. Después, África se partió, el valle del Rift rompió la tierra a lo largo de 6.000 kilómetros y se erígió una especie de muralla natural que contiene las precipitaciones. Entre la falla y el Indico, la región se irá degradando, perderá los bosques y se transformará en sabana. Al Oeste, los descendientes de los pequeños primates antecesores del hombre y del chimpancé seguirán su adaptación al medio arbóreo selvático, pero al Este deberán adaptarse a un nuevo medio. Aparecerán mutaciones y las más ventajosas se mantendrán: son los homínidos". "Somos primos de los chimpancés", concluyó Coppens, "pero la ecología nos hizo diferentes a un lado y al otro del Rift".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de julio de 1991