Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El testimonio de una ex agente de la dictadura conmociona a Chile

La publicación del testimonio de una ex agente de los aparatos de seguridad de la dictadura de Pinochet conmociona estos días a Chile. Las revistas Apsi, Hoy y Página Abierta reprodujeron el relato que Luz Arce entregó a la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, pese a la prohibición judicial de divulgarlo. El testimonio pudo conocerse porque cuando el juez envió la prohibición a los medios -aduciendo la seguridad de las personas que Arce menciona-, las revistas habían cerrado sus números y las ediciones se agotaron de inmediato.Arce fue secretaria de la escolta del presidente Salvador Allende y formaba parte de la seguridad del Partido Socialista al sumergirse éste en la clandestinidad el 11 de septiembre de 1973, día del golpe militar. Trabajó en la reorganización del partido hasta que la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina) la detuvo, junto con un compañero suyo, en marzo de 1974. El oficial de la Dina fue categórico: 0 Luz Arce y su amigo colaboraban dando una lista de compañeros, o los mataría. "Nos pidió un café, nos dio un cigarrillo y nos dejó", cuenta ella. Así ingresó esta mujer, después de ser torturada, en el infierno de la Dina y de la Central Nacional de Informaciones (CNI).

"Vamos a ver si es virgen", dijo un agente introduciéndole objetos en la vagina. Junto a ella, su compañero era torturado con electricidad. ', En un minuto alguien empezó a decir: 'Mira el huevón sucio, se cagó'. Y otro señalaba: 'Que se la coma, que se la coma'. Le hacen comer lo que había defecado y vomita", relata Arce.

Los interrogatorios duraron meses. En uno de ellos le dispararon un balazo que la hirió en un pie y la trasladaron a una clínica. Allí, un académico que está desaparecido, Gonzalo Toro, agonizaba con cinco balazos y le pidió: "Nunca te olvides de mi nombre". La Dina quebró las convicciones de Arce, que terminó por delatar a numerosos militantes y transformarse en una agente.

Muchas víctimas

Vio muchas víctimas. Entre ellas, al profesor de filosofía Alfonso Chanfreau, que en medio de las torturas le decía a su mujer: "Negra, yo soy shakespeariano, no te preocupes si me escuchas gritar". Recuerda a Jorge Fuentes, rapado y detenido en una jaula. Cree que murió tras inyectarle el virus de la hidrofobia. A Claudio Thayby los agentes de la Dina le rompieron el pecho con un sable, con cuya punta le dibujaron una cruz dentro de un círculo antes de matarlo.Arce cuenta cómo la Dina asesinó al español Carmelo Soria, funcionario internacional, haciéndole beber una botella de pisco y arrojándolo por un barranco con su coche para simular un accidente.

Entre los torturadores cita a un agregado militar de Chile en Alemania, a un jefe de base en la Antártida y a coroneles en servicio y retirados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de marzo de 1991