El Ejército Popular de Liberación colombiano a las armas

El grupo guerrillero colombiano Ejército Popular de Liberación (EPL), tras 23 años de lucha armada, ha decidido parar la guerra y empezar a transitar por el camino de la paz. El EPL está considerado como ortodoxo y uno de los más agresivos que operan en el país andino. "Si queremos representar al pueblo debemos respetar las aspiraciones de la mayoría. Lo que los colombianos quieren es freno al derramamiento de sangre", dijo a EL PAÍS Bernardo Gutiérrez, el más conocido de los comandantes de la dirección central del Ejército Popular de Liberación.

Más información

Aunque los contactos entre el Gobierno y el EPL se Iniciaron el pasado 24 de mayo, hace sólo una semana que con un documento firmado por el ministro de Gobierno, Horario Serpa, y por Bernardo Gutiérrez dio comienzo en firme este proceso de paz. Es un pacto que inicia el Gobierno agonizante de Virgilio Barco y que será respetado y continuado por el nuevo mandatario, César Gaviria, quien asume el poder el próximo 7 de agosto.En el acuerdo, los insurgentes se comprometen a seguir un largo proceso que les llevará a la desmovilización, y el Gobierno promete que este movimiento tendrá un lugar en la Asamblea Nacional Constituyente. El pacto se firmó en Pueblo Nuevo, un caserío ubicado en la región de Urabá.

Desde hace años conviven en esa zona varios frentes del EPL, así como del ELN (Ejército de Liberación Nacional) y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas). Además tiene allí su base un grupo paralimitar mandado por Fidel Castaño, un narcotraficante anticomunista al que se señala como culpable de varias matanzas campesinas. A cada acción de la guerrilla, los hombres de Castaño, al que se conoce como Rambo, respondían con matanzas o desapariciones de campesinos.

Banderas blancas

Han sufrido tanto los habitantes de Urabá que el viernes 27 de julio, desde pueblos y veredas, llegaron a Pueblo Nuevo cientos de hombres, mujeres y niños para saludar, ondeando banderas blancas y gritando vivas a la democracia, la posibilidad de que pronto llegue la paz. "No aguantamos más dolor", dijo a EL PAÍS una joven viuda. Su marido fue asesinado por los paramilitares, acusado de ser colaborador de la guerrilla. Su hermano cayó también en una matanza, el pasado 9 de enero en Pueblo Nuevo.

El EPL es una guerrilla marxista-leninista. Nació el 7 de diciembre de 1977. En sus comienzos fue maoísta, pero desde 1980 dejaron de lado el pensamiento de Mao Zedong. "En dos años logramos lo que no habíamos alcanzado en diez", dijo a EL PAÍS el comandante Marcos Jara. El EPL es también la guerrilla menos conocida en Colombia. Ahora sus comandantes están dando la cara al país, y para sorpresa de muchos se están mostrando como unos hombres poco sectarios, amantes del socialismo democrático.

El EPL tiene 17 frentes y casi 2.000 hombres en armas. En número es el movimiento insurgente que ocupa el segundo lugar, después de las comunistas FARC. Debido su antigua imagen de sectarios, los colombianos se han sorprendido al ver que sus dirigentes reconocen los errores y los excesos que ha cometido la guerrilla, y afirman sin rodeos que la insurgencia es un fenómeno marginal en el país. El día 27 de julio, como una señal de cambio, en el acto de Pueblo Nuevo los combatientes del EPL izaron por primera vez la bandera nacional y entonaron el himno colombiano. Antes, en sus paradas sólo era permitido entonar la Internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de agosto de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50