Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El V Centenario organiza seis misiones arqueológicas subacuáticas en España, Italia y Haití

La expedición que explorará en Cerdeña un barco hundido en el siglo XV partió ayer de Barcelona

La Sociedad Estatal para el V Centenario del Descubrimiento impulsará en los próximos meses, en colaboración con otras instituciones y organismos, un vasto programa de investigación arqueológica subacuática destinado a aportar nuevos datos a la historia de la navegación en el periodo comprendido entre los siglos XV y XVIII. El programa incluye cuatro expediciones arqueológicas en el litoral español -Roses y Cadaqués, en la provincia de Gerona, Vigo y Santander- y otras dos en el extranjero -Haití y Cerdeña (Italia)-. Un grupo de arqueólogos, encabezado por el catedrático Manuel Martín-Bueno, partió ayer del puerto de Barcelona para explorar los restos de un barco hundido a finales del siglo XV junto a la isla de Cavoli -al sureste de Cerdeña-.

MÁS INFORMACIÓN

El denominado Proyecto Cavoli y el que ha sido bautizado con el nombre de Culip VI -que se desarrollará en Cadaqués- tienen como objetivo la investigación de los dos únicos barcos de época medieval localizados en el Mediterráneo. De confirmarse los pronósticos, señaló Martín-Bueno, el análisis de estos dos barcos aportará "información para profundizar en el estudio de la navegación mediterránea en los siglos finales de la Edad Medida y para evaluar en qué medida las técnicas experimentadas en este mar fueron utilizadas con posterioridad en la navegación oceánica iniciada con la gesta colombina".Los miembros del equipo que desarrollará el Proyecto Cavoli -en el que además del V Centenario participan el CSICI, la Universidad de Zaragoza, el Consiglio Nazionale delle Ricerche y el Centro de Estudios Italoibéricos de Cagliari- excavarán durante dos meses los restos de una nave armada de la Corona de Aragón -a la que en el momento del naufragio, a finales del siglo XV, pertenecía Cerdeñadescubiertos hace dos años por expertos italianos junto a la pequeña isla de Cavoli, a unos 15 metros de profundidad. Las prospecciones previas a la excavación indican que podría tratarse de una nave corsaria con un notable cargamento de armas.

La expedición a Cerdeña, que ayer zarpó del puerto de Barcelona a bordo del remolcador de la Marina Civil Alonso Chaves, está formada por 30 personas, de las que 18 son buceadores arqueólogos. El grupo incluye también un médico, un ingeniero naval y un geólogo.

La investigación en el Mediterráneo se completará con la excavación de un pecio (restos de un naufragio) del siglo XIV en Cadaqués y el estudio histórico-documental y la exploración electrónica de la bahía de Roses. En estas dos últimas operaciones, que serán dirigidas por el arqueólogo Javier Nieto, colaborarán la Generalitat de Cataluña, la Diputación de Gerona y el Museo Naval de París.

Vigo y Santander

El programa de arqueología naval promovido por el V Centenario en las costas españolas se completará con otras dos misiones en la ría de Vigo y en la bahía de Santander. En el primer caso se trata de estudiar en fuentes documentales y sobre el terreno una flota española de unos 20 galeones hundida en la ría de Vigo por la armada anglo-holandesa en 1702. La investigación de esta flota, que ha sido objeto de numerosos y novelescos intentos de recuperación que han culminado sin éxito, será dirigida por el arqueólogo Fernando Acuña, y en los trabajos colaborarán la Xunta de Galicia, el Ayuntamiento de Vigo y otras instituciones gallegas.

El Proyecto Santander, que dirigirá José Luis Casado, director del Museo Marítimo del Cantábrico, incluye el estudio histórico-documental de los naufragios ocurridos en la bahía de Santander entre los siglos XV y XVIII, la exploración de la zona con medios electrónicos de alta resolución y la intervención arqueológica de urgencia en los pecios que se encuentren en peligro de destrucción por el próximo dragado de la bahía. La Administración autonómica, la Junta de Obras del Puerto de Santander y la Universidad de Cantabria participarán en la operación.

Las cinco expediciones citadas, que se desarrollarán en los próximos meses, continuarán con nuevas campañas de excavación que, previsiblemente, se realizarán hasta 1992. Además de aportar datos para el estudio de la historia de la navegación, los restos que se puedan recuperar serán exhibidos en la Exposición Universal de Sevilla y en diversas exposiciones itinerantes.

Investigación y docencia

En el caso de Cerdeña, los materiales recuperados quedarán depositados definitivamente, después de ser exhibidos en distintas muestras, en un museo de la isla. Las exposiciones se complementarán con documentales filmados en vídeo de los trabajos de excavación y otros materiales.

El conjunto de exploraciones subacuáticas promovidas por el V Centenario con el propósito de fomentar el conocimiento de la navegación oceánica, aspecto básico de las relaciones de España con América, se completará con la celebración de sendos programas de formación e investigación. Con relación al primero, se organizarán cuatro cursos sobre historia y arquitectura naval, detección submarina, técnicas de arqueología subacuática y conservación de restos sumergidos. Los programas de investigación se centrarán en actuaciones que contribuyan a la elaboración del todavía inexistente catálogo de yacimientos arqueológicos submarinos del litoral español y en la prospección y eventual excavación de nuevos pecios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de julio de 1990