Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ministro de Colombia critica a los países "enriquecidos con la droga"

Manuel Becerra, ministro de Educación y miembro del Consejo Nacional de Estupefacientes de Colombia, expuso ayer en un foro internacional una amarga queja de los países productores de droga contra los que la consumen en un simposio sobre Tráfico de drogas y política internacional, que fue inaugurado ayer en Madrid por la reina doña Sofía. "No es justo que los países desarrollados enriquezcan sus arcas con el dinero del negocio asesino de la droga mientras que los países pobres están luchando prácticamente solos contra la producción de estupefacientes", dijo Becerra en el acto de apertura. En su Intervención, Becerra hizo una llamada a la cooperación internacional. "Nuestro país no tiene por qué soportar una lucha heróica, casi solitaria contra la droga", añadió.El ministro colombiano de Educación dijo que se están produciendo signos de que va cambiando la mentalidad intemacional -"y prueba de ello", afirmó, "es la incorporación del concepto de desarrollo alternativo"- pero añadió que falta todavía mucho por recorrer en cuestión de las ayudas.

José María de Areilza, presidente del Centro de Estudios de Política Exterior, entidad que ha patrocinado este simposio, dijo que el tráfico de la droga "nos interesa a todos y es el reflejo patético de una situación que azota como una plaga la contextura entre muchas sociedades".

Areilza invitó a los políticos y expertos de 17 países que participan en la reunión, a debatir con plena libertad de expresión todo lo referente a las drogas. Rafael Vera, secretario de Estado para la Seguridad, señaló que la aportación de las fuerzas de seguridad españolas a la lucha contra la droga es la más importante de Europa. De ello es buena muestra el que en los últimos tres años han incautado más de tonelada y media de heroína, cerca de 6.500 kilos de cocaína y por encima de los 200.000 kilos de hachís. Vera dijo que no hay que caer en el maniqueísrho de responsabilizar del problema a los países productores o a los consumidores, "pero sin olvidar que los productores precisan del apoyo económico de los más industrializados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de marzo de 1990