Historiadores de la lengua polemizan en Sevilla sobre la enseñanza del vasco, el catalán y el gallego

El Congreso de Historia de la Lengua Española discute una carta presentada por especialistas

La Asamblea General de la Asociación de Historia de la Lengua Española, reunida en la tarde de ayer en Sevilla, optó por no pronunciarse sobre la propuesta de apoyo formulada por los directores de los departamentos de filología catalana, gallega y vasca de las universidades españolas, en la que exponían que, "examinada la situación de los estudios de estas tres filologías en España, solicitamos la dotación de las plazas de profesor titular de las respectivas áreas de conocimiento en las universidades españolas que así lo soliciten".

La asamblea transcurrió con plena normalidad hasta que se llegó a la discusión de este punto del orden del día. Los ánimos se caldearon y se llegó a decir de todo. "Intolerable, inaceptable. En último caso, son las universidades, en uso de sus autonomías, las que deben decidir esto. No compete de ninguna manera a esta asamblea ni a la asociación pronunciarse al respecto", dijo, en términos rotundos, el lingüista Gregorio Salvador.El especialista en filología sefardí Jacob Hassan, investigador israelí del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, manifestó su apoyo a la propuesta, con la condición de que "también se incluyese en la lista de lenguas a. estudiar en las universidades españolas la lengua sefardí". Conciliador, el profesor Manuel de Ariza trató de relajar el ambiente: "No es malo que en todas las universidades españolas se puedan estudiar otras lenguas".

Variedad idiomática

Gregorio Salvador volvió a insistir: "Esto es un pleito que no existe". Alguien incluso recordó las palabras que pronunció el rey Juan Carlos en la apertura del congreso: "España posee, como es bien sabido, una gran variedad idiomática. Querríamos que todas las lenguas convivieran en confianza fraternal. Para quienes las poseen como lenguas maternas, forman parte de su alma y nadie tiene el menor derecho a hacer violencia a las almas. Deben cultivar, defender y amar sus idiomas propios; más preciso es decir que todos los españoles debemos amarlos".

El profesor Ángel Cano, de la universidad de Castilla-La Mancha, señaló que "no tiene sentido apoyar esta propuesta, porque el consejo de rectores, reunido con el ministro de Educación, Javier Solana, hace dos semanas en Alicante, ya aprobó esta posibilidad".

Antonio Viudas, de la universidad de Extremadura, que señaló que "este tema es muy espinoso", apoyó la propuesta, aunque subrayó que se corre el peligro de que ocurra como en el departamento de portugués de la universidad de Extremadura, que no cuenta con alumnos.

El profesor Antonio Narbona, unto de los organizadores del congreso, zanjó la discusión proponiendo una salomónica decisión, "que sea la junta permanente de la asociación la que reitere la propuesta que ya, se hizo, hace tres años". La propuesta fue aprobada sin ningún voto en contra y nueve abstenciones.

Gregorio Salvador matizó después de la votación que el acuerdo no debería de dirigirse al ministro de Educación, sino a los firmantes de la propuesta, entre los que se encuentran los profesores Joan Solá, Rafael Alemany, Joan Mascaró, Joan Miralles, Pello Salaburu y Antoni Ferrando.

El filólogo valenciano Germán Colón, de la universidad de Basilea (Suiza), se levantó y, de forma acalorada, dijo: "Me siento avergonzado de esta animosidad hacia las otras lenguas. Me siento español y soy de lengua materna catalana". Más tarde, el profesor Colón explicaría a EL PAÍS: "No me parece bien la actitud de algunos miembros de esta asociación de agarrarse a pretextos administrativos para no solidarizarse con la propuesta. Lo fundamental es tener una actitud abierta.".

La idea de solicitar al Gobierno que dote a las universidades españolas con los medios y el personal necesarios para que se enseñe en ellas, catalán, vaco y gallego, surgió durante un congreso de hispanistas que se celebró en Poznan (Polonia) en junio del año pasado. Hace mes y medio se concretó la redacción del documento en Barcelona, con la participación de dos jefes de departamento de catalán, Joan Solá por la universidad de Barcelona y Joan Mascará por la universidad Autónoma y un jefe de departamento de vasco, Pello Salaburu, de la universidad del País Vasco.

Por otra parte, la Asamblea General de la Asociación de Historia de la Lengua Española aprobó por unanimidad una propuesta de la Asociación de Linguística y Filología de la América Latina (ALFAL), presentada por el académico puertorriqueño Humberto López, en la que se pide el apoyo de la asociación para una propuesta cursada al ministro de Educación y Ciencia el pasado 26 de febrero, en la que se solicita "patrocinio para lograr que en el año académico 1992-1993 se dicte una asignatura sobre el español de América en todas las universidades españolas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS