Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno crea un plan nacional de promoción y desarrollo de la industria audiovisual

Miembros del Comité Unitario del Cine califican de "histórica" la iniciativa

La declaración efectuada ayer por el Gobierno en la que anuncia la elaboración de un plan nacional y plurianual para la promoción y desarrollo de la industria cinematográfica y audiovisual española ha sido recibida con enorme satisfacción por los profesionales del sector, que coinciden en señalar que se trata de una "iniciativa histórica". La declaración hace hincapié en el excepcional incremento de la demanda de productos audiovisuales y en el reto de satisfacer ésta mediante acuerdos intersectoriales, y destaca particularmente el acuerdo marco firmado recientemente entre el Ministerio de Cultura y Televisión Española.

El director Juan Antonio Bardem, miembro del Comité Unitario de la Industria Cinematográfica y Audiovisual (CUICA), declaró ayer que "es la primera declaración de un Gobierno sobre política cinematográfica desde que tengo memoria", y subrayó que varios párrafos de la misma se corresponden con la declaración realizada el pasado mes de noviembre por el presidente francés François Miterrand y el presidente de la Comisión Europea Jaeques Delors, aquellos en los que se señala que a partir de 1995 el mercado mundial de lo audiovisual será de 10.000 millones de ECUs (Unidad de Cuenta Europea equívalente a 132 pesetas) y el hecho de que en la actualidad las empresas europeas cubren únicamente el 25% de la cuota del mercado europeo.

Bardem destacó que "toda la declaración es congruente con las posiciones defendidas por el CUICA en todas la reuniones mantenídas con el ministerio de Cultura" y la importancia de desarrollar el acuerdo marco cle colaboración entre este departamento y TVE, actualmente el medio principal de difusión de las obras cinematográficas.

Fin de la polémica

El productor Elías Querejeta cafificó el texto gubernamental de "documento histórico" y afirmó: "Por primera vez un Gobierno adopta una decisión sobre una realidad global como es la industria del cine con la voluntad de hacer que los interesados participen en el juego de verdad".

Para Querejeta es muy importante que "el Gobierno reclame la estrecha colaboración de TVE en este terreno", y dio por enterrada la polémica mantenida entre los profesionales del sector y Cultura durante 1989.

En el mismo sentido se manifestó Antonio Cuevas, presidente de la Unión de Productores de Cine y Televisión, que dijo que "por primera vez en la historia de España un Gobierno declara lo que el sector viene reclamando desde hace años y además enfoca su solución desde una perspectiva europea". Para otro productor, Eduardo Ducay, el texto del Ejecutivo "crea la esperanza para que exista por fin una ley de lo audiovisual en España".

En opinión de Fernando Marín, secretario general de la Unión de Actores, la declaración "supone un hito para las relaciones entre la profesión y un mensaje de esperanza para sus miembros. Las negociaciones son lentas y difíciles pero algunas como ésta terminan bien. Éste es el camino para cambiar la industria audiovisual española".

Juan Ignacio Galván, delegado de UGT en el CUICA, afirmó que la declaración realizada por el Ejecutivo "está en consonancia con el nuevo espíritu negociador del Gobierno en todas las áreas y que por fin le ha tocado el turno al cine". El CUICA hará una declaración formal sobre el particular en los primeros días de la semana que viene.

Las negociaciones entre el ministerio de Cultura y el CUICA recibieron un fuerte impulso, después de meses de polérrúca, con las declaraciones realizadas por el titular de este departamento, Jorge Semprún, durante el último Festival de Cine de San Sebastián en septiembre pasado en las que anunció el fin de la Ramada guerra del decreto con la convocatoria de encuentros de trabajo entre comisiones de profesionales del cine y los ministros de Economía y Hacienda e Industria, Carlos Solchaga y Claudio Aranzadi respectivamente, además de los responsables de RTVE. En la primera de estas reuniones celebrada el pasado 4 de octubre se esbozó un tratamiento político global de los problemas de la industria cinematográfica nacional. Fue el origen de unas negociaciones que han conducido al Gobierno a la declaración realizada ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de enero de 1990