Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Paz o resignación?

Las fotógrafas de una muestra sobre la mujer rural critican la selección que hizo el Instituto de la Mujer

La fotógrafa Paca Arceo no sabe si es "paz o resignación" la serenidad que ha encontrado en las mujeres del campo, el 11% de la población agraria activa, aunque apenas como asalariadas. La exposición fotográfica Las mujeres en el mundo rural, organizada por el Instituto de la Mujer, pretende reflejar su trabajo y su aislamiento, pero, según las fotógrafas, no lo consigue, ya que la selección suaviza una realidad que, en su opinión, es más salvaje". La muestra estará abierta hasta el 25 de enero en el Museo Español de Arte Contemporáneo de Madrid.

Un grupo de operarios montaba ayer, entre escobas, fregonas y aperos de labranza los 76 paneles, con textos de la antropóloga Mercedes Montero, que recogen dos años de trabajo fotográfico de Paca Arceo y Susi Bellver sobre la mujer rural. "Publíquelo" insistían los encargados, "que mientras ellas hacen política, los hombres estamos trabajando en el montaje de una reivindicación femenina". Y en los murales, Andalucía: encalando paredes; Aragón: preguntándose su futuro en pueblos silenciosos; Asturias: con la leña a la espalda; Galicia: entre la mar y el comercio. "Quisimos retratar el aspecto diferencial, admitiendo que el cuidado del marido, los hijos y los ancianos es la tarea común para todas ellas", explica Paca Arceo.

Contenido político

Susi no ha venido a la inauguración y Paca manifiesta su dis conformidad con la selección que ha hecho el Instituto de la Mujer para la muestra gráfica. Lo que ellas vieron y retrataron en los Picos de Europa, en los Ancares leoneses o en las al deas de Galicia fué mucho más "salvaje" que el producto final.

"Teníamos ilusión de que se viera de forma más poética y social", dice la fotógrafa, "pero luego el resultado se ha traduci do en un contenido político, a través de imágenes con abun dancia de gente joven, que nada tienen que ver con la realidad".

Fuentes del Instituto de la Mujer admitieron que se ha in tentado dar una visión del campo "más positiva" que la inicial que mostraban las autoras del reportaje, y aseguraron que éstas participaron en la selección del material, aunque se negaran después a intervenir en el montaje y en una mesa redonda sobre el tema.

La visión de Arceo y Bellver habla de mujeres con pocas perspectivas, trabajadoras de sol a sol y aisladas en poblaciones sin otro contacto con el exterior que un aparato de televisión o la pequeña tertulia a la puerta de casa.A pesar de los inconvenientes, las reporteras pudieron constatar que ninguna mujer quería cambiar de vida. "Es como la resignación de los indios", opina Paca Arceo.La muestra gráfica, que fue inaugurada ayer por la ministra de Asuntos Socíales, Matilde Fernández, quiere resaltar el esfuerzo que realizan las trabajadoras del campo y de la ganadería, al dedicar la mayor parte de su tiempo al autoconsumo y a las tareas domésticas.La encuesta de población activa del tercer trimestre de 1989 indica que en el sector de la agricultura trabajan en total 426.000 mujeres (un 11% de la población activa femenina). Solo un 20% de ellas figuran como titulares de explotación, pero superan a los varones en la categoría de ayuda familiar (un 54% del total), según datos del Censo Agrario.El Instituto de la Mujer desarrolla actualmente diversas actuaciones para contribuir a la formación profesional de la mujer en la zona rural. Además de organizar 45 cursos para mujeres entre 18 y 45 años sobre gestión de explotaciones, colabora con el Fonso Social Europeo en la formación de directoras de cooperativas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 1989