Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Krenz dice en Moscú que Europa es más importante que la unificación alemana

El líder alemán oriental, Egon Krenz, manifestó ayer en Moscú que la estabilidad en Europa es "mucho más importante" que la reunificación alemana, un tema que, según dijo, no se plantea en la actualidad. Krenz protagonizó la primera conferencia de prensa jamás ofrecida por un dirigente de la República Democrática Alemana (RDA) en la capital soviética, tras un encuentro de tres horas con Mijail Gorbachov.

El nuevo dirigente de la RDA hizo gala de un estilo enérgico y distendido. Se permitió bromas, pronunció algunas frases en ruso y se definió como "un funcionario del partido", dispuesto a adaptarse a las circunstancias concretas y cambiar a tenor de los tiempos. El "cambio", según Krenz, no es "oportunismo", sino una cualidad imprescindible para un político. Respondía así a una pregunta sobre su reputación como partidario de una línea dura. "Duro o no, ésta no es la cuestión", señaló, para rechazar después tal "etiqueta". "Soy un comunista, y como comunista quiero que las cosas se muevan en mi país", agregó tras una pausa, con una sonrisa que evidenció el contraste entre sus dientes blancos y su bronceada piel."La reunificación alemana no está en el orden del día", dijo Krenz, según el cual "no hay nada que reunificar", porque en el suelo alemán surgieron en la posguerra dos Estados que pertenecen a alianzas diferentes y suponen un factor de estabilidad en Europa. "La estabilidad en Europa y el mantenimiento de la paz ( ... ) es mucho, mucho más importante que la irreal demanda de una reunificación o unificación", señaló. El político no hizo ninguna promesa en cuanto a la eventual desaparición del muro de Berlín, aunque insistió en que se suavizarán las normas que regulan los viajes de los ciudadanos de la RDA y se mostró partidario de mayores contactos entre los ciudadanos de las dos Alemanias. La frontera entre la RDA y la República Federal de Alemania (RFA) tiene, según Krenz, un "sentido diferente" al de otras fronteras. Es frontera entre Estados y entre sistemas y bloques.

Renovación

Las masivas manifestaciones que Krenz ha dejado tras sí al emprender su primer viaje al extranjero son "una buena señal" de que los que están en la calle pretenden "un socialismo mejor y una renovación", afirmó el político. "Lo más importante es que estas manifestaciones pueden servir para hacer la vida en la RDA aún más bella", señaló. El dirigente insistió en la idea de "perfeccionar" el socialismo y hacerlo "más atractivo" como método para cortar el flujo migratorio de la RDA.

Para Krenz, el "abrazo" con Mijail Gorbachov no fue sólo "un acto simbólico". Indicó haber perdido la noción del tiempo en las tres horas que pasó con el dirigente soviético, a quien aseguró conocer desde hace "mucho tiempo". Krenz estudió en la Escuela Superior del Partido Comunista (PCUS) en Moscú en los años sesenta.

Los próximos congresos de los dos partidos, el XXVIII del PCUS y el XII del partido comunista de la RDA (SED), fueron tema de las conversaciones entre Gorbachov y Krenz. Éste se mostró muy receptivo ante la perestroika y dijo estar dispuesto a aprovechar la experiencia soviética en las condiciones concretas de la RDA. Una delegación de este país estudiará la perestroika "sobre el terreno". La intervención de Krenz ante la Prensa fue trasmitida en directo por la televisión de la RDA, según informaron fuentes germano orientales.

Las revistas Sputnik y Tiempos Nuevos, cuya difusión en la RDA fue afectada por las divergencias políticas entre ambos países, volverán a ser repartidas con normalidad, según prometió Krenz, que definió las dificultades de Tiempos Nuevos como "un episodio".

Krenz evitó criticar a Erick Honecker y manifestó que "en política hay épocas en las que se camina conjuntamente y épocas en las que deben tomarse responsabilidades en solitario".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 1989

Más información

  • El líder de la RDA dialogó tres horas con Gorbachov