La CE pide moderación al islam ante el 'caso Rushdie'

Fuentes diplomáticas españolas señalaron ayer que el propósito de nuestro país, y de la Comunidad Europea (CE) en general, es "contribuir a un estado de opinión de moderación entre los países árabes", esperando que no prenda en ellos "la llama del joimeinismo". IA CE estudiará medidas especiales de seguridad en lugares susceptibles de ataques, en previsión de posibles amenazas y atentados derivados de la retirada de embajadores de la CE de Irán a raíz de la condena a muerte M escritor británico Salman Rushdie por su obra Versículos satánicos.

Más información

El Consejo de Asuntos Generales de la CE, celebrado el pasado lunes en Bruselas, estudió "con preocupación" una posible competición entre algunos países musulmanes por ver cuál de ellos defiende con mayor pureza el islam". El consejo adoptó la decisión de proceder a extremar las medidas de seguridad en los puntos que pudiesen convertirse en objetivos de la intransigencia jomeinista, como editoriales o aeropuertos, si bien tal decisión no fue incluida en el comunicado final.Este comunicado o declaración de los doce a propósito de la condena a muerte lanzada por el imam Jomeini contra el escritor británico Salman Ruslidie fue entregado por la CE al secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, y en la actualidad está siendo enviado por España, en calidad de presidente de la CE, a los países de la Conferencia Islámica. El embajador de España en Irán, José María Sierra y Nava, llamado a consultas, llegó ayer a Madrid.

Las reacciones en los países árabes a la condena a muerte del escritor Salman Ruslidie son diversas. Los musulmanes suníes muestran sus objeciones hacia el libro del escritor Salinan Rushdie, pero intentan establecer una diferencia entre ellos y los comunicados de Jomeini, líder de los shiíes.

Sheik Abdelaziz Bin Abdallá Bin Baz, la mayor autoridad religiosa de Arabia Saudí (país de mayoría suní), que se ha reunido en los últimos días con los líderes religiosos de Egipto, Pakistán, India, Marruecos y Jordania, propone que se inicie un juicio a Rushdie en un país islámico por conducta hereje, según informa el principal diario de Arabia Saudí, Asharq al Awsat. El líder saudí propondrála celebración de este juicio ante el Consejo de Jurisprudencia Islámica, que se ha reunido en La Meca en los últimos días para examinar el caso del escritor británico.

El representante de Egipto (país de mayoría suní) en el encuentro deLa Meca declaró a su regreso a El Cairo, que los países islámicos deben responder al libro de Rushdie con otro libro que refute sus supuestas mentiras.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La organización de la Yihad Islámica para la Liberación de Palestina (YILP) amenazó ayer por otra parte, con vengarse de los que participan en la campaña difamatoria contra el islam en el caso de Rushdie. La YILP, que mantiene a tres rehenes secuestrados en Líbano, manifestó que Versículos satánicos "tendrá el mismo destino que el autor británico de origen indio y aquellos que propagan campañas hostiles al islam".

Reconstrucción de Irán

Este caso puede tener graves consecuencias para la reconstrucción de Irán después de la guerra, según declararon ayer en Dubai varios economistas y diplomáticos. Banqueros y hombres de negocios pueden perder, según estas fuentes, la confianza en Irán después de estos sucesos, tal y como lo ha demostrado, por ejemplo, la caída en un 20% del valor del rial iraní en la última semana en el mercado libre de Dubai.

Cat Stevens, el popular ex cantante que en 1977 se convirtió al islamismo y cambió su nombre por el de Yusuf Islam, manifestó ayer su apoyo a la condena de muerte que el imam Jomeini ha lanzado contra el escritor Salman Rushdie. Stevens afirmó que la ley islámica castiga con la muerte los delitos de asesinato, adulterio y blasfemia.

El escritor Salman Rushdie, por su parte, rompió su silencio ayer por primera vez desde la condena dictada por Jomeini, al mantener una conversación telefónica con el responsable del servicio literario del semanal The Observer, según ha informado este periodista, Blake Morrison. "No parecía demasiado deprimido", afirmó Morrison.

Por su parte, el ex presidente de EE UU Jimmy Carter, el Gobierno neozelandés y un grupo de escritores finlandeses, entre otros, han manifestado, con distintas palabras y propuestas, su oposición a la condena a muerte de Salman Rushdie. Países como Irlanda y Finlandia han congelado las visitas oficiales previstas a Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 23 de febrero de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50