Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terremoto en el Pacto de Varsovia

El relevo de Víctor Kulikov, el mariscal que ha sido comandante en jefe de las tropas del Pacto de Varsovia durante 12 años, es una consecuencia lógica de la política militar de Mijail Gorbachov, según opinaban ayer observadores políticos en Moscú.Kulikov, de 67 años, ha sido sustituido por el general Piotr Lushev, de 62 años, y pasa a formar parte del cuerpo de inspectores del Ministerio de Defensa a petición propia, según la información oficial difundida el pasado jueves por la agencia soviética Tass y publicada ayer en la primera página del órgano del Ejército, Krasnaia Zvesda.

El cese de Kulikov no ha sorprendido a los observadores, ya que se especulaba con un relevo al frente del mando de las tropas del Pacto de Varsovia para adecuarlo a los recortes y modificaciones iniciados a instancias de Gorbachov.

El momento elegido para ello parece haber sido determinado por el calendario de negociaciones que afecta al Pacto de Varsovia. Las conversaciones MBFR de Viena, sobre reducción de fuerzas convencionales, acaban de concluir tras 15 años de filigranas diplomáticas y pocos resultados concretos. El próximo marzo se inauguran nuevas conversaciones de desarme entre el Pacto de Varsovia y el Pacto de Varsovia para el desarme convencional entre el Atlántico y los Urales.

El nuevo hombre fuerte del Pacto de Varsovia, Piotr Lushev, fue primer viceministro de Defensa desde 1986. Anteriormente dirigió el contingente soviético en la República Democrática Alemana. Lushev, un ruso de nacionalidad nacido en la ciudad septentrional de Arjangelsk, se incorporó al Ejército en 1941 y es miembro del partido desde 1951.

El oficial concluyó sus estudios en la academia militar del Estado Mayor y está especializado en carros de combate. Tras haber ejercido el mando de diversas unidades militares en la RDA y la URSS, Lushev fue nombrado jefe del distrito militar de Moscú en 1981. En julio de 1985 pasó a ocupar el puesto de jefe del grupo de las fuerzas soviéticas en la RDA, cargo que dejó en agosto de 1986 para convertirse en viceministro de Defensa.

La sustitución de Kulikov es la más importante que se realiza desde que el general Serguei Ajromeiev fuera reemplazado como jefe del Estado Mayor por el coronel general Mijail Moiseiev el pasado mes de diciembre. Este oficial, de menos de 50 años, era jefe de las tropas de la circunscripción militar del Extremo Oriente. En una entrevista aparecida en el semanario Novedades de Moscú, Ajromeiev atribuía su dimisión a la necesidad de dejar paso a gente joven con nuevas fuerzas y rechazaba las discrepancias que se le atribuyen con el programa de recortes presupuestarios y de efectivos emprendido por Mijail Gorbachov.

Anteriormente, Ajromeiev se había opuesto "corno comunista y como militar" a que el Ejército se redujera en un 50%, lo que supondría, según dijo, una desmovilización moral".

En el anuncio de la sustitución de Kulikov se hacía constar los "méritos" del mariscal en el desarrollo del Ejército de los Estados miembros del Pacto de Varsovia. Éstos acaban de publicar por primera vez un conjunto de datos sobre sus efectivos militares, que abona la teoría del equilibro aproximado con la OTAN.

Recortes de tropas

Siguiendo el ejemplo de la URSS, diversos países del Pacto de Varsovia han anunciado recortes en sus tropas. El Kremlin ha prometido una reducción de 500.000 hombres en su Ejército en los próximos dos años, y recientemente Gorbachov anunció el propósito de reducir el 12%, el 14,2% y el 19,5% en tropas, presupuesto y producción militar, respectivamente. La reducción del presupuesto de Defensa es un espinoso tema, ya que la URSS no ha revelado cuáles son los gastos militares reales. Economistas soviéticos, preocupados por el déficit presupuestario, instan a las autoridades a dar a conocer las verdaderas cifras y recortar gastos en este sector.

No existen pruebas de que Kulikov se opusiera a los recortes militares o a la retirada de 10.000 carros de combate de Europa oriental, pero su larga permanencia en el puesto ha desgastado su figura cuando la doctrina oficialmente "defensiva" de la URSS en la época de Breznev se pone en cuestión y se transforma en una doctrina de "defensa suficiente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de febrero de 1989

Más información

  • ANÁLISIS EL CESE DE KULIKOV