Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El bable provoca la discordia entre academias

Los miembros de la Española renuncian a pertenecer a la de la Llingua Asturiana

El pleno de la Real Academia Española (RAE) ha aprobado por unanimidad de sus miembros, a propuesta de su comisión administrativa, renunciar a la condición de miembro de honor de la Academia de la Llingua Asturiana, con la que ésta había sido distinguida en el momento de su constitución. Con esta decisión, la RAE muestra su protesta y disconformidad por lo que consideran injustificados ataques de la Academia de la Llingua contra varios de sus miembros por sus pronunciamientos sobre el bable o asturiano.

La protesta de la Real Academia Española se debe, entre otros motivos, por los ataques contra Emilio Alarcos Llorach, catedrático de Lingüística y profesor emérito de la universidad de Oviedo, cuyas diferencias con el presidente de la Academia de la Llingua, Xosé Lluis García Arias, y otros miembros de la misma son públicas y notorias desde hace algunos años.La institución asturiana había declarado el 23 de mayo pasado a Emilio Alarcos persona non grata, por su posición contraria a la normalización del bable. El hecho ocurrió 24 horas después de que Alarcos se hubiera negado a dirigir una tesis en asturiano realizada por el académico de la Llingua Ramón d'Andrés. La Academia de la Llingua había mostrado asimismo su malestar a la RAE por declaraciones similares contra la regulación del bable hechas públicas por otros miembros de la RAE, como Gregorio Salvador, Pedro Laín Entralgo y su presidente, Rafael Lapesa, mediante un escrito que fue considerado por la RAE como un conjunto de "groseras acusaciones, indocumentados juicios e insolentes descalificaciones".

El secretario perpetuo de la RAE, Alonso Zamora Vicente, manifestó, no obstante, que "la Academia Española diferencia muy bien entre los acuerdos y actitudes de la academia como tal corporación y las opiniones personales de sus componentes, para los cuales existe la máxima libertad".

En una carta fechada el 15 de abril pasado, la Academia de la Llingua advertía a este respecto "la comprensión de que ha dado muestra la RAE a través de su secretario perpetuo o de Carlos Bousoño", a diferencia de "algunos miembros que no acaban de desprenderse de sus prejuicios ideológicos, desconsiderados e injustos para con otras lenguas hispánicas".

Tras el anuncio de renuncia hecho por la Española, la academia asturiana ha dirigido una carta a aquélla lamentando su decisión y sugiriendo la reconsidere. "Es de lamentar que la Real Academia Española se pronuncie corporativamente cuando las críticas de la Asturiana se hicieron a académicos a título individual, y nunca a la institución como colectividad'.

Invento aberrante

La polémica sobre la normalización del bable o asturiano se mantiene en Asturias desde hace años y se ha intensificado en las últimas semanas, a raíz de que el partido Xunta Nacionalista Asturiana presentara en el Parlamento regional una iniciativa popular para la regulación del uso del asturiano y después de que un grupo de notables de la vida social y cultural de la región (entre ellos, el filósofo Gustavo Bueno, los lingüistas Emilio Alarcos y Jesús Neira, y el presidente regional del CDS, Adolfo Barthe Aza) hicieran público un manifiesto contra la labor de la Academia de la Llingua, a la que acusan de querer sustituir las hablas vivas de Asturias por "la imposición de la jerga in vitro que se viene presentando como llingua asturiana", a la que consideran "invento aberrante" y "una falacia un invento de unos pocos que en absoluto representan a Asturias y a los asturianos". En opinión de dicho colectivo, "la lengua oral no se enseña en ninguna parte" y "la lengua escrita que se debe enseñar es el español". "La enseñanza de la Ilingua se convertiría, previsiblemente, en una especie de formación del espíritu regional, manipulado y dirigido por los que vivirían del invento y las minorías abertzales desestabilizadoras".La Academia de la Llingua, mantiene una tensa polémica con Emilio Alarcos, quien años atrás defendió la normalización del bable y su enseñanza en las escuelas, postura que abandonó después.

En medios bablistas han circulado en los últimos días textos fotocopiados, con carácter anónimo, en los que se recogen afirmaciones de Alarcos en artículos, conferencias y un prólogo a La gramática bable, que datan de los años 1976 a 1983, y en los que se muestra favorable a la difusión del asturiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de junio de 1988