Rescindido el concierto del colegio que se niega a admitir a un niño portador del SIDA

El consejero de Educación del Gobierno vasco, José Ramón Recalde, ha decidido rescindir el concierto educativo que mantenía con el colegio religioso María Goretti, de Durango, a partir del 15 de septiembre, por negarse la dirección del centro a readmitir a un niño con anticuerpos de SIDA cuya madre falleció a consecuencia de la enrermedad. El Gobierno vasco aportaba 30 de los 35 millones de pesetas a que asciende el presupuesto, anual del centro.

Un portavoz del colegio, apoya lo en su actitud por padres y personal laboral, declaró ayer que comenzarán el curso con no finalidad, aunque cerrarán su, puertas si la resolución administrativa del Ejecutivo de Vitoria se hace efectiva, ya que prácticamente el ciento por ciento de su presupuesto lo cubre la subvención gubernamental.El niño Israel Pagalday, de tres años, fue expulsado del María Geretti, regido por las hermanas pasionistas, el 5 de enero de este año. En el colegio estudian 4.25 niños, repartidos entre maternal, preescolar y los ocho cursos de educación general básica (EGB).

En la resolución se recoge, en ocho folios, el largo contencioso mantenido entre el María Goretti y el Gobierno vasco, que apoya su postura en informes médicos en los que se apunta que la probabilidad de transmisión es prácticamente nula, pudiendo hacer el niño vida normal y relacionarse sin problemas con sus compañeros y con los adultos.

El Ejecutivo subraya que el centro se tia limitado a citar informaciones aparecidas en la Prensa local que han sido rebatidas en todos los casos por los servicios médicos oficiales y por declaraciones de reputados especialistas en el SIDA.

Un mordisco

El María Goretti, siempre según la resolución administrativa, aportó como motivo de su negativa a readmitir al niño un artículo aparecido en febrero de 1986 en una revista médica según el cual se habría producido un supuesto de transmisión entre hermanos menores a través de un mordisco. "Dicho supuesto se citaba tan sólo como probable y posteriormente no ha sido recogido en ninguno de los estudios relativos al tema, hasta el punto de que en noviembre de 1986 se consideró no ajustada a derecho por un tribunal de California la expulsión de un centro de educación preescolar de un menor afectado por el virus del SIDA que había mordido a otro", precisa el consejero.El Gobierno vasco entiende que su oferta al María Goretti de que un auxiliar sanitario asistiera al niño, de atender los problemas de matrícula que tuviera el centro y asistencia pedagógica a través del Centro de Apoyo y Recursos (CAR) de Durango, acredita su buena voluntadad para resolver el problema.

El consejero interpreta, en los considerandos de su decisión, que el colegio incumplió de forma grave el concierto educativo, ya que su conducta fue reiterada con la concurrencia de mala fe y vulneración deliberada. Para el Gabinete de Vitoria, los representantes del centro dilataron con diferentes pretextos la resolución del caso y negaron conocer informes médicos, sobre Israel Pagalday, cuando declaraciones de responsables del propio María Goretti demostraban lo contrario. Un portavoz del colegio, que recibió la resolución el pasado miércoles, aseguró ayer que han puesto el caso en manos de su abogado para ver qué camino se puede tomar.

La citada fuente aseguró que el próximo 14 de septiembre el María Goretti comenzará con normalidad las clases, pero que cuando la resolución sea efectiva se verá obligado a cerrar. La resolución administrativa no supone la readmisión del niño en el colegio. Por ello los abuelos maternos, -padres adoptivos de Israel- presentaron una demanda contra el centro en el Juzgado de Instrucción de Durango.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS