Un colegio de Durango tendrá que readmitir al niño expulsado por ser portador del SIDA

El departamento de Educación del Gobierno vasco ha decidido la vuelta de clase del niño Israel Pagalday, expulsado a comienzos de enero de un colegio de religiosas de Durango (Vizcaya) por ser portador de anticuerpos del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) enfermedad de la que había fallecido su madre.

Juan Churruca, consejero de Educación en funciones del Ejecutivo autónomo, declaró ayer que su departamento no había hecho más que "aplicar en pura lógica el principio fundamental de que ser portador de anticuerpos desde el punto de vista médico no implica contagio". "No es un enfermo y no hay razón para excluirle", subrayó Churruca.El niño, de tres años de edad, fue expulsado del colegio María Goretti, propiedad de las Hermanas Pasionistas, por acuerdo unánime de la asociación de padres, la dirección y el personal docente y no docente empleado en el centro, que daban a la medida un carácter temporal. La expuIsión fue rechazada en su día tanto por Osakidetza, el organismo de salud pública del Gobierno vasco, como por responsables municipales de la localidad de Durango.

Israel ya había sido rechazado antes de comenzar el curso en otro colegio de religiosas, des pués de conocerse un certificado médico en el que constaba que el niño era portador de anticuerpos del SIDA, recibidos por vía placentaria durante la gestación de su madre, empleada en una farmacia de Durango y que padecía toxicomanía.

Churruca insistió ayer en que la decisión, "muy estudiada", se ha adoptado a la vista de los dictámenes médicos, incluso extranjeros, que concluían rubricando que no había peligro de contagio por la vuelta del niño a clase "No hay duda alguna, ya que si la hubiéramos tenido, jamás hubiéramos tomado una decisión así", subrayó el consejero.

La incorporación del niño al María Goretti, cuya fecha Churruca no precisó, se apoyará con el envío de un auxiliar al centro para que Israel Pagalday tenga la atención adecuada y con una ayuda pedagógica especial al colegio. El departamento de Educación se hará cargo de los posibles problemas que se puedan originar en la matrícula debidos a la reintegración del niño.

El consejero de Educación afirmó que el regreso de Israel se hará cuando el ambiente en el centro impida el aislamiento del niño y un perjuicio para el propio colegio. "Se trata de evitar que haya un rechazo", dijo Churruca.

Por su parte, la alcaldía de Durango se ha mostrado confiada en una acogida favorable "por parte del centro, familiares y demás afectados por el problema y del pueblo durangués en general para que la integración se haga de la forma más idónea".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción