Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LIBERACIÓN DE UN ANTICASTRISTA

Más de ocho años de gestiones con La Habana

Los sucesivos Gobiernos españoles han realizado diversas gestiones diplomáticas a lo largo de los últimos ocho años para conseguir la libertad de Eloy Gutiérrez Menoyo, de 52 años, encarcelado en Cuba desde hace 22. Durante la dictadura del general Franco, también se registraron algunas tímidas iniciativas, pero sólo a partir de 1978 "comenzó a verse luz al final del túnel", según comentaron ayer fuentes diplomáticas españolas.En septiembre de 1978, el entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, visitó Cuba y, en una entrevista mantenida con Fidel Castro, le planteó la posible puesta en libertad de Gutiérrez Menoyo. Suárez no sólo no obtuvo garantías de ello, sino que las autoridades españolas supieron posteriormente que el Gobierno cubano de un lado, ponía absolutamente en duda que Gutiérrez Menoyo fuera un ciudadano español -de hecho le habían concedido en 1959 la nacionalidad cubana- y, de otro, exigían como condición previa que el ex comandante de la revolución cubana vistiera el uniforme de preso, extremo al que siempre se ha negado.

Reacción negativa

El problema estuvo. paralizado en los años posteriores, hasta que, en septiembre de 1985, el ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, se entrevistó en Nueva York, en la sede de la ONU, con su homólogo cubano, Isidoro Malmierca, con quien nuevamente trató la puesta en libertad de Gutiérrez Menoyo. Cuando se hizo público que el problema había sido tratado en la entrevista, las autoridades cubanas reaccionaron muy negativamente, y comunicaron que, cuanto más se hablara de ello, más difícil sería lograr la libertad del preso.

Ya en este mismo año, se registró una gestión personal de Felipe González -al parecer, un, contacto telefónico con Castro-, del que, por primera vez, se dedujo que la libertad de Gutiérrez Menoyo podía ser abordada por las autoridades cubanas. En noviembre pasado, Felipe González visitó Cuba y, durante una larga entrevista mantenida con Castro a bordo de un' barco, el presidente español obtuvo el compromiso del presidente cubano de iniciar los trámites para liberar a Gutiérrez Menoyo.

Fuentes gubernamentales aseguran que también se han realizado gestiones en favor de otra veintena de presos políticos que, o son españoles o son hijos de españoles. Pero han señalado que, de un lado, no existen promesas del Gobierno cubano con respecto a ningún otro preso y, de otro, que difundir "falsas esperanzas" sobre ese colectivo puede perjudicarles.

Las mismas fuentes han precisado que, en los últimos contactos habidos sobre el problema de Gutiérrez Menoyo, tambilén han sido planteados los casos de los otros presos, pero nunca han recibido respuestas positivas, aunque no descartaron que en el futuro pueda estudiarse alguna salida diplomática con determinadas personas. Uno de los problemas existentes en estos casos consiste en determinar si los presos conservan o no la nacionalidad española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de diciembre de 1986