Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Georgia van der Rohe: "Hoy se ha regalado al mundo por segunda vez el pabellón alemán de Barcelona"

La hija del arquitecto asistió en Montjuïc al acto inaugural de la reconstrucción del edificio

El pabellón alemán de la Exposición Universal barcelonesa de 1929, realizado en su día por el arquitecto alemán Mies van der Robe y reconstruido ahora con exactitud en el emplazamiento que ocupó originariamente en la montaña de Montjuïc, fue inaugurado ayer. La hija de Mies van der Robe, Georgia Van der Robe, estuvo presente en el acto, al que asistieron, entre otras personalidades, el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol; el alcalde de Barcelona, Pascual Maragall, y el embajador de la República Federal de Alemania (RFA), Guido Brunner. La hija del arquitecto efectuó un parlamento en el que dijo que "este es el día cumbre de las celebraciones mundiales del centenario de mi padre. Hoy se ha regalado al mundo por segunda vez el pabellón alemán de Barcelona".

MÁS INFORMACIÓN

"Esta es una hora solemnne y una fecha cumbre de la historia de la arquitectura", manifestó Georgia van der Rohe. "Podemos volver a contemplar este pabellón que ya no existía y al que sólo conocíamos por fotografias en blanco y negro. Es uno de los más bellos edificios, con su simbiosis de interior y exterior, su espacio fluido, sus colores y formas. . . Hoy podemos hasta tocar la pared de ónix, que tantas dificultades ha presentado reconstruir. Mi padre se sentiría emocionado y lleno de gratitud si hubiera podido vivir ésto con nosotros. En su nombre quiero expresar agradecimiento a quienes han llevado a cabo esta obra magnífica".Georgia van der Rohe es cineasta. Junto a otras películas de arte ha realizado un filme sobre su padre. Actualmente prepara una segunda parte para la cual efectuó varias tomas en el pabellón reconstruido. Al acto de inauguración asistieron otros cinco familiares del arquitecto alemán, cuatro nietos -hijos de Georgia y de otra de las tres hijas de Mies van der Rohe, Marian-, y un biznieto. Uno de los nietos, el arquitecto Dirk Lohan, pronunció ayer por la tarde una conferencia, en Barcelona sobre la reconstrucción del pabellón.

Tras el parlamento de Giorgia van der Rohe tomó la palabra el alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, que expresó su agradecimiento a todos los colaborado res en la reconstrucción del pabe llón y señaló algunas de sus características más destacadas. "Espero que este edificio, que es una donación de Barcelona al mundo, sirva de apoyo e inspiración a la arquitectura mundial", dijo Maragall. El alcalde ofreció el pabellón Mies van der Rohe como posible sede para la concesión de uno de los premios de arquitectura que, con periodicidad anual o bianual, concede el Parlamento Europeo.

Procedió seguidamente Maragall a librar un diploma a los representantes de las instituciones y empresas y a los miembros del comité de expertos "que han hecho posible que hoy tenga lugar esta inauguración". Junto al diploma el alcalde hizo entrega a cada uno de un pequeño obsequio consistente en un trozo de ónix sobrante de la reconstrucción.

Jordi Pujol comenzó por felicitar al Ayuntamiento de Barcelona por la iniciativa emprendida y llevada felizmente a término". Subrayó el presidente de la Generalitat que "esta obra, realizada en 1929, y todo su entorno, correspondían a un momento de gran empuje de nuestro país y de gran creatividad e inventiva de nuestro pueblo. Ese empuje en el campo de la cultura, la economía y la conciencia de país es algo que esta perfectamente a nuestro alcance en este momento".

Rosa Maria Subirana, directora de la fundación pública constituida para la reconstrucción del pabellón, trazó una panorámica histórica del edificio y subrayó que la idea de volver a poner en pie la obra de Mies van der Rohe, desmantelada al finalizar la Exposición Universal, "no es una empresa casual coincidente con el centenario del arquitecto", sino que vine de lejos. Las obras del edificio se iniciaron en diciembre de 1984 con un presupuesto de 120 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de junio de 1986