Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dirigentes de la Unión Nicaragüense Opositora dirimen sus diferencias en Miami

Los máximos dirigentes de los rebeldes armados antisandinistas comenzaron ayer en Miami tima reunión para resolver sus diferencias internas y reestructurar su organización para combatir el régimen de Managua. Asisten los tres principales dirigentes de la Unión Nicaragüense Opositora (UNO), Alfonso Robelo, Adolfo Calero y Arturo Cruz. El objetivo central de la reunión es "limar asperezas y buscar una mayor eficacia en la estructura política y militar" de los contra, declaró Alfredo Lacayo, asesor político de Fernando El Negro Chamorro.

Según fuentes estadounidenses, la reunión pretende, en realidad, solucionar las diferencias y la falta de unidad existente entre los tres dirigentes antes de que el Congreso estadounidense vote de nuevo en junio los 100 millones de dólares (14.000 millones de pesetas) que pretende dar la Casa Blanca a la contra nicaragüense.Las discrepancias entre las tres cabezas más visibles del movimiento antisandinista salieron a la luz pública el, mes pasado, cuando Cruz amenazó con renunciar si no se adoptaban reformas. Cruz pretende que las decisiones se tomen por mayoría, no por consenso; y que la ayuda norteamericana sea administrada por Estados Unidos para evitar dudas aceca de su destino y tener más poder de precisión en las operaciones militares.

Adolfo Calero, con su brazo armado (la Fuerza Democrática Nicaragüense), es acusado por Cruz y Robelo de ineficacia militar y de tener el monopolio del poder, tanto en el aspecto político como en la dirección de la guerra.

La desunión de la contra, las denuncias sobre su ineficacia militar, la corrupción en sus filas y la violación de los derechos humanos y de guerra, fueron motivos alegados por legisladores norte americanos para oponerse a que EE UU reanude la ayuda militar a los rebeldes que tratan de derrorcar al Gobierno sandinista de Managua.

La CIA, sospechosa

La Unión Nicaragüense Opositora, cuya financiación algunos medios ligan directamente a la Agencia Central de Inteligencia (CIA), dispone de representaciones en varios países europeos (España, República Federal de Alemania y Francia) y latinoamericanos (Argentina, Colombia, Costa Rica, Honduras, Panamá 31 Venezuela). El lanzamiento de una campaña informativa en Europa contaba, en principio, con un presupuesto de 100.000 dólares mensuales (14 millones de pesetas), la mitad del cual se concentra en España.

Recientemente, los periodistas norteamericanos Robert Parry y Brian Barger, de la agencia Associated, Press, concluyeron que "la CIA, ¡ante la imposibilidad de proveer ayuda militar a los rebeldes, canalizó varios millones de dólares a la contra para sus proyectos políticos en los últimos años".

"La campaña informativa es un instrumento de apoyo a los objetivos políticos globales de UNO", afirma el memorándum elaborado en la reuniones mantenidas en Madrid por los líderes de esta organización los pasados 10 y 11 de febrero. "Para esta labor se contará con algunos de los mejores escritores y periodistas españoles", asegura el documento. Asimismo, los promotores de UNO intentan que "Ios principales diarios y revistas (de los países en los que actúa UNO) desplacen corresponsales especiales para cubrir eventos destacados"'. Uno de los medios para canalizar la campaña sería, según sugerencia de los responsables de imagen, la creación en los principales países europeos de Comités para la Defensa de la Democracia en Nicaragua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de mayo de 1986