GUERRA EN EL MEDITERRÁNEO

Libia lanza dos misiles tierra-tierra contra una base de radar situada en la isla italiana de Lampedusa

Agencias
Roma / Trípoli - 15 abr 1986 - 22:00 UTC

Dos misiles tierra-tierra fueron lanzados ayer, a las cinco de la tarde, desde una base situada en Libia contra la pequeña isla de Lampedusa, de 4.500 habitantes, situada a 330 kilómetros de Trípoli, la capital tibia. En la isla, que se halla a 205 kilómetros al sur de Sicilia y a sólo 113 de Túnez, se encuentra una base de radar estadounidense. Los misiles no alcanzaron su objetivo y cayeron en el agua, muy cerca de la costa. El primer ministro italiano, Bettino Craxi, anunció anoche que había comunicado al Gobierno libio que Italia responderá a cualquier agresión.

Más información

El presidente del Gobierno italiano, Bettino Craxi, formuló el anuncio al conocer con certeza que dos misiles Scud, de fabricacion soviética, habían sido lanzados desde las costas de Libia contra la isla de Lampedusa, informa desde Roma Juan Arias. Primero ante el Senado, y después ante la Prensa, a través de la televisíon, Craxi dijo que el Gobierno de Trípoli había sido advertido formalmente de que las fuerzas militares de defensa italianas acababan de recibir órdenes de respoder con todos los medios a su disposición a cualquier tentativa de agresión libia contra objetivos en Italia.Craxi, que tenía la cara visiblemente descompuesta, confirmó que los dos misiles habían sido detectados por un satélite norteamericano y que sus restos fueron hallados a 150 metros de la costa de la isla, en dirección del lugar donde está instalada la torre electrónica de las fuerzas nortearnericanas en Lampedusa.

La comunicación de protesta contra las amenazas del coronel Muanimar el Gaddafi fue entregada por el Ministerio de Asuntos Exteriores italiano al embajador libio en Roma, Abdel Raman Chalgam, convocado en la tarde de ayer por las autoridades italianas.

Pánico entre los habitantes

Los 4.500 habitantes de la pequeña isla de Lampedusa, llamada la isla de las esponjas, pudieron oír ayer, a las cinco de la tarde, dos grandes explosiones que causaron un gran pánico y echaron la gente a la calle. Más tarde, radio Trípoli anunció que habían sido atacadas las instalaciones electrónicas controladas por las fuerzas norteamericanas en la isla.El régimen de Gaddafi respondió así al bombardeo efectuado durante la madrugada por aviones norteamericanos procedentes de las bases de Gran Bretaña, cumpliendo una de sus reiteradas amenazas de sus objetivos estarían centrados en los países europeos ribereños en el caso deque se repitiera la agresión de Estados Unidos. La información la adelantó la agencia oficial libia Jana, a media tarde de ayer, y fue contrastada por las embajadas occidentales en Trípolí, informa desde la capital libia Fernando Orgambides.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Este primer ataque libio contra un país de la OTAN y además de la otra orilla del Mediterráneo coincide con una ofensiva diplomáfica del régimen de Trípolí, desarrollada en las últimas horas en medio de un clima tenso y confasio. La emisora libia aseguró que había sido destruida la torre de radar de 100 metros.

La radiotelevisión pública italiana, RAI, por su parte, suspendió ayer la emisión de la última entrevista concedida por el líder libio, Muanimar el Gaddafi, horas antes de la última incursión militar norteamericana contra Libia. Se la había hecho el periodista Enzo Biaggi, para su famoso programa Spot, el mismo en el que se había entrevistado al banquero Michele Sindona 24 horas antes de que fuera envenenado en la prisión. A última hora, la televisión italiana decidió no transmitirla.

En la entrevista -mostrada a puerta cerrada a periodistas internacionales- Gaddafi hablaba ya de la posibilidad de un inminente ataque norteamericano a Trípoli, y de que éste podría producirse desde una base de la OTAN en el Mediterráneo. El dirigente libio afirmaba asimismo que, en ese caso, Libia golpearía duramente al país que hubiese autorizado a EE UU usar sus bases con ese objetivo.

La noticia del ataque a Lampedusa llegó al Senado cuando Craxi, estaba informando sobre el conflicto de Libia. En un primer momento, los informadores pensaron que podía tratarse de ejercicios militares, ya que testigos presenciales habían visto en Lampedusa salir corriendo de la base grupos de soldados con los fusiles en la mano. Craxi recibió una llamada telefónica de urgencia. Se suspendió la sesión parlamentaria y el primer ministro convocó la los ministros de la Defensa, Giovanni Spadolini, y al de Asuntos Exteriores, Giulio Andreotti.

En esos momentos, las noticias oficiales fueron administradas con cuentagotas. Se habló primero de una lancha torpedera que, desde cuatro millas de la costa, había disparado dos misiles. El propio alcalde de Lampedusa aseguró que vio con sus ojos la torpedera. Otra información señalaba que las dos explosiones se produjeron cerca de la isla pero no en tierra, ya que algún testigo pudo ver cómo se levantaron sobre el mar dos grandes columnas de agua.

'Guerra santa' contra EE UU

La radio libia formuló ayer un llamamiento a la población para "buscar a los pilotos de los aviones norteamericanos abatidos" y "matarlos en el lugar sin piedad", según informa France Presse desde Túnez. Radio Típoli pidió que se desencadenara una guerra santa contra EE UU y llamó a los pilotos de Argelia, Siria, Marruecos, Túnez y Egipto, para que atacaran objetivos estadounidenses en el Mediterráneo. También exhortó a Egipto a "olvidar las llagas del pasado" y a unirse a "la guerra santa"

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 15 de abril de 1986.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50