Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El médico y ensayista Juan Antonio Vallejo-Nájera gana el Premio Planeta de novela con un retrato de José Bonaparte

El escritor Francisco Umbral quedó finalista

El médico psiquiatra y ensayista Juan Antonio Vallejo-Nájera ganó ayer la 341 edición del Premio Planeta de narrativa en castellano, dotado con 12 millones de pesetas y otorgado anoche durante una fiesta celebrada en Barcelona. Francisco Umbral quedó finalista. La novela de Vallejo-Nájera, El intruso, es un retrato psicológico de José Bonaparte. La fiesta literaria del Planeta estuvo presidida por el conseller de Cultura de la Generalitat, Joan Rigol, y entre los asistentes estaban desde políticos a ex ministros como Rodolfo Martín Villa. El premio se decidió en la séptima votación. Tres autores llegaron a la sexta deliberación del jurado: Juan Antonio Vallejo-Nájera, Francisco Umbral y Teresa Pàmies. El vencedor obtuvo tres votos, y Umbral, dos.

Juan Antonio Vallejo-Nájera presentó su novela El intruso con el seudónimo de Juan Lobón de la Guerra porque no estaba muy seguro de que fuera seleccionada entre las finalistas, aunque sí estaba convencido de que reunía todos los ingredientes necesarios para poder ganar un premio de este tipo. Como explicó a este diario, se trata de un seudónimo a medias ya que utilizó un segundo y tercer apellido de su familia.El intruso, que será publicada con el título Yo, el Rey, narra los 43 primeros días de José Bonaparte desde Bayona a su llegada a Madrid. La novela está escrita en primera persona.

Vallejo-Nájera eligió este personaje porque le interesaba desde el punto de vista psiquiátrico. "Es un ensayo psicológico sobre las relaciones entre José y su hermano Napoleón Bonaparte. José era el primogénito y su hermano, que era el segundón, destacó más que él. Normalmente, este tipo de situaciones crea problemas de carácter. Investigando no encontré problemas psiquiátricos. José era una persona muy equilibrado. Poco a poco descubrí que José era un personaje apasionante. Trabajé durante tres años reuniendo documentación e investigando".

Yo, el Rey es una narración histórica novelada "en la que naturalmente me permito licencias. Cuando se explican los grandes acontecimientos no se narra normalmente los pequeños detalles cotidianos, que quizá no son tan importantes pero que también cuentan. Por ejemplo, explico lo que cantaba Napoleón Bonaparte en el baño".

Vallejo-Nájera insiste en que quedó fascinado por el personaje que hemos estudiado en los libros pero del que tenemos una idea muy equívoca."Ha sido un personaje marginado y maltratado".

Poco después de fallarse el premio, Vallejo-Nájera comentó a este diario: "Es una sorpresa y no me lo acabo de creer. Sabía que la novela contaba con los requisitos que pueden resultar atractivos para un gran número de lectores Creo que tiene calidad e información. Quizá por eso se habrá decidido el jurado". "Cuando escribo un libro", añadió Vallejo-Nájera, "siempre deseo, procuro, que el que compre el libro no se arrepienta, no lo abandone antes de acabarlo y aprenda algo con él". "No me he planteado qué voy a hacer con el dinero, creo que eso no se piensa cuando uno se presenta, para no hacerse ilusiones", afirmó el escritor que admite que, aunque el factor económico no fue decisivo a la hora de presentar la novela, la cuantía del premio es un "un incentivo enorme". A Vallejo-Nájera no le preocupa demasiado el porcentaje del premio que se llevará Hacienda (cerca de cuatro millones). "Es lógico; a los obreros también se les lleva una parte Hacienda. Me parece justo que cuando más se gane más se pague". Finalmente, el escritor afirmó que él no filtró que era el autor de El instruso, presentada con seudónimo. "No lo sabía ni mi familia. Mi mujer y mis hijos se enteraron cuando empezaron a publicarse los primeros rumores".

Pío XII, la escolta mora y un general sin un ojo, finalista del Premio Planeta de novela, fue presentado a ese concurso de best-sellers por su autor, el escritor Francisco Umbral, porque aspira a que el suyo sea justamente un libro muy vendido. Así lo entendió la editorial, que le ha dado un importante adelanto sobre los derechos de autor de la obra, y así lo entiende él, que ayer decía que está muy satisfecho de su nuevo libro, que hace cerca del número 60 de su extensísima producción narrativa. La dotación para la obra finalista es de tres millones. Umbral cuenta que Pío XII, la escolta, mora y un general sin un ojo tiene pocos secretos para el lector, "porque su tema aparece glosado desde el título. "La novela", dice el autor, "ocurre en el cielo", y en cierto modo es una continuación de Los helechos arborescentes, porque se reencuentran personajes y situaciones de esta novela. "Pío XII, como ya llaman a la novela en la editorial, pasa a medias en la tierra y en el cielo; en el cielo, se mezclan putas, arcángeles, bujarrones. No es nada nuevo, porque ya pasa en Dante Alighieri; este mío es un Alighieri de provincias", comentó Umbral.

Umbral ha querido escribir lo que él llama "un anti-Platón, porque el cielo es una réplica de la tierra, y no al revés". Como en casi toda su producción novelística, Umbral ha partido de su memoria personal para hacer "una crónica trascendida de los años cuarenta, cincuenta y sesenta de España, de modo que. ahí aparecen todos los personajes que están en nuestras biografías, y todos vuelan; los obispos vuelan, la virgen de Fátima nos sobrevuela".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de octubre de 1985