Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encarcelado el último, presidente militar argentino, Reynaldo Bignone

El general de división, retirado, Benito Reynaldo Bignone, último presidente militar argentino, ingresó en la tarde de ayer en una unidad militar no identificada para cumplir la prisión preventiva, sin fianza, dictada contra él por un juez federal. El juez ha decretado, al tiempo, su incomunicación, según informa desde Buenos Aires Martín Prieto.Por dos veces Bignone ignoró sendos requerimientos de la judicatura que exigían su presencia en calidad de "imputado no procesado", en relación con la desaparición de dos soldados y de un físico matemático, en 1976 y 1978, respectivamente, cuando el ex presidente dirigía la Escuela Militar. No compareció a su primera citación, alegando una enfermedad de su esposa, y, a la segunda, sencillamente no concurrieron ni él ni su abogado, un ex ministro de Justicia de la Junta Militar.

Ayer tarde, inesperadamente, compareció ante el juez que instruye el sumario de la primera causa, la desaparición de dos jóvenes en filas. Tras cuatro horas y media de interrogatorio, el juez dictó su procesamiento, prisión incondicional sin fianza e incomunicación.

Acompañado por miembros del Comando General del Ejército, el ex presidente argentino partió entre los insultos del público, que esperaba a las puertas del palacio de Justicia, para cumplir su prisión en alguno de los acuartelamientos del Primer Cuerpo de Ejército, acantonado en el Gran Buenos Aires.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de enero de 1984