Se suspende la Semana de Cine de Autor por falta de apoyo económico

La XIV Semana Internacional de Cine de Autor de Benalmádena (Málaga), que tenía que celebrase el próximo mes, ha sido aplazada indefinidamente debido a la falta de apoyo económico por parte del ayuntamiento de la localidad malagueña, la Diputacion Provincial y el Ministerio de Cultura, según ha anunciado el director del certamen, Julio Diamante.Según Diamante, estas entidades "no han decidido aún la cuantía de las subvenciones que se disponen a otorgar, sin cuyo conocimiento es imposible prever una organización seria, como es norma en el festival. Máxime cuando se tiene la triste experiencia de lo acontecido en la pasada edición en la que, si bien el Ministerio de Cultura aumentó de manera parcialmente satisfactoria su participación económica repecto a las nulas o raquíticas subvenciones de años anteriores, sufrimos la contrapartida de la reduucción, casi drástica, de las aportaciones de los entes locales y provinciales".

Diamante anunció que las subvenciones globales concedidas para la edición del año pasado fueron de 9.500.000 pesetas y que la del ayuntamiento se recibió con ocho meses de retraso. Esto hace que la dirección arrastre actualmente "un déficit cercano a los 3.500.000 pesetas, pese a que, previsoramente, se mantuvo el volumen de gastos por debajo del ya muy estricto presupuesto de 14.932.500 pesetas, mínimo calculado para la edición de 1982".

Diamante dijo que hasta que no se clarifique esta situación "resultaría inútil fijar nuevas fechas para la edición de este año".

Desde su fundación, el festival de Benalmádena ha buscado el enfoque de la calidad, presentando películas de marcado interés artístico y creativo. Durante el régimen anterior fue lugar de cita de muchos filmes que no recibieron una distribución más comercial a causa de su contenido político o su supuesto mínimo interés popular.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS