Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía soviética es autosuficiente, afirma un estudio realizado por la CIA

La economía de la Unión Soviética sufre de muchas debilidades, pero "es altamente autosuficiente y está lejos de experimentar un colapso", asegura un estudio de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos. El informe, dado a conocer ayer por el comité conjunto de economía del Congreso de EE UU, es el segundo sobre la economía soviética divulgado en las últimas semanas.En diciembre un estudio de la CIA indicó que la URSS experimentó un crecimiento económico continuo y una mejoría en el nivel de vida de su población durante los últimos treinta años.

En el estudio, preparado por el presidente del Consejo Nacional de la CIA, Henry Rowen, se destaca "la habilidad de la economía soviética" para mantener su viabilidad ante la ausencia de importaciones. Esa habilidad "es mucho mayor que la de la mayoría, y posiblemente todas, de las economías" de otros países industrializados, asegura la CIA en su informe.

Los dos informes contrastan con las afirmaciones del presidente, Reagan, en el sentido de que la economía soviética se encuentra con problemas.

En una entrevista con The Washington Post, Reagan sugirió que esas dificultades económicas abrían la puerta a una moderación del comportamiento soviético y al posible éxito de las negociaciones sobre control de armamentos nucleares. Según Reagan, las esperanzas para la paz serían mayores si los soviéticos decidieran integrarse pacíficamente al concierto mundial de naciones.

"Ha sido típico por parte de los analistas de los asuntos soviéticos concentrar la atención en los problemas de su economía", dijo el senador demócrata por Wisconsin, William Proxmire, quien preside el subcomité del congreso y que recibió en una sesión a puerta cerrada el informe de la CIA.

El estudio de la CIA pronostica un crecimiento lento, pero positivo, del producto nacional bruto de la Unión Soviética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de enero de 1983