El autor del atentado contra el Papa afirma que la elección de Juan Pablo II estuvo manipulada por la CIA

El autor, convicto y confeso, del atentado contra el papa Juan Pablo II, el terrorista turco Alí Agca, escribió hace ocho meses, desde la cárcel, una carta al diario italiano La Repubblica, que sólo ahora se ha hecho pública, en la cual se declara convencido de que "las centrales occidentales de espionaje necesitaban en este momento un papa político y del Este"; afirma que la elección de Karol Wojtyla fue obra de la CIA (servicios secretos norteamericanos); da a entender que el Papa habría sido utilizado contra los países del Este, sobre todo contra Polonia, y habla de "asesinos soviéticos".

Más información
Acusaciones contra el Vaticano de una revista soviética

"No estoy en contra del pueblo o de la religión popular, sino que creo más bien que las religiones tienen un nivel más alto que los movimientos políticos, y por eso soy contrario a los hombres religiosos que hacen política". Esta es una de las cosas que dice en la carta Agca, que atentó contra la vida del Papa disparándole en la plaza de San Pedro el 13 de mayo del año pasado.La carta, que es importante para conocer la compleja personalidad político-psicológica de Agca, tiene toda una historia, ya que empleó nada menos que ocho meses en llegar desde la cárcel hasta la redacción romana de La Repubblica. Fue escrita desde la cárcel el 5 de noviembre de 1981 y llegó al diario el 1 de julio de este año. La razón de la tardanza nadie la conoce, pero se sospecha que haya podido ser una maniobra de los servicios secretos, sobre todo después de que el ministro de Defensa, el socialista Lelio Lagorio, afirmase hace días, ante el Parlamento, que Alí Agca se decidió a confesar después de haber recibido la visita en la cárcel de "algunos agentes secretos italianos".

En la carta, que revela un conocimiento cultural -incluso de la Iglesia católica- nada común en un simple matón profesional, Alí Agca, después de haber rechazado la etiqueta de "terrorista o asesino", se define como un "combatiente contra los imperialismos de Estados Unidos y contra los asesinos soviéticos". Y pasa a analizar por qué fue elegido papa Karol Wojtyla, para llegar finalmente a la explicación de quién decretó su muerte.

Según Alí Agca, es importante subrayar por qué después de más de cuatrocientos años fue elegido Papa un no italiano y, sobre todo, "el primer Papa del Este en la historia de la Iglesia". Y comenta literalmente: "Si se quería elegir a un Papa extranjero, lo normal es que hubiera sido designado un cardenal de América o de Francia, ya que América es el continente más nuevo y el de mayor peso cristiano. Basta pensar en Brasil, que posee", dice, "una población de noventa millones de católicos, es decir, la mayor del mundo".

Sigue diciendo que de esto estaban convencidos no pocos cardenales. Y se pregunta: "¿Cómo puede explicar el Vaticano un error semejante?". Y se da él mismo una respuesta: "Yo estoy seguro de que las centrales de espionaje occidentales necesitaban en este momento un Papa político y del Este". Concluye que la elección de Karol Wojtyla como Papa fue.obra de la CIA, y deja entender, según afirma La Repubblica, que "el Papa político sería utilizado contra los países del Este y, sobre todo, contra Polonia". Y de ahí la conclusión de Agca de que fueron dichos países del Este comunista quienes tuvieron interés eneliminar al Papa polaco.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Según el diario La Repubblica, se puede deducir a quién interesaba concretamente un atentado contra el Papa, ya que Alí Agca habla de "asesinos soviéticos".

Mientras tanto, todos los obser vadores siguen buceando en la aguas más diversas a la pesca de una pista única que lleve directa mente a los verdaderos responsa bles del atentado contra el papa Wojtyla. Y cada vez aparece más claro que se trata de "una intriga demasiado grande para ser sólo búlgara", como escribe la Prensa italiana.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS