Los efectos de la reconquista de las Malvinas

Galtieri se resistió tenazmente al 'golpe de palacio' que acabó con su poder

El general Leopoldo Galtieri fue obligado a dimitir de su cargo de comandante en jefe del Ejército durante una tormentosa reunión con los catorce generales de brigada del Estado Mayor, que le exigieron su cese inmediato.Numerosos detalles de este golpe de palacio producido en la Casa Rosada durante la madrugada del jueves fueron dados a conocer ayer en filtraciones a varios medios informativos y principalmente en el diario Clarín. El conjunto presenta a un Galtieri obstinado en proseguir la guerra con el Reino Unido, obsesionado por la traición norteamericana y reacio a dejar el poder.

Además del desastre en que ha terminado la crisis de las Malvinas, los generales del Ejército de Tierra reprocharon al presidente su abstracto e irreal discurso del martes y la ocurrencia de convocar al pueblo ese mismo día frente al palacio presidencial, con los consiguientes disturbios que convirtieron el centro de Buenos Aires en un campo de batalla.

Más información
La derrota de las Malvinas ha tenido el efecto de un misil Exocet en la Iínea de flotación de la dictadura militar
Un estudioso del marxismo antes de Cristo
El Reino Unido muestra su esperanza ante la nueva situación política creada en Buenos Aires
La reina Isabel II felicita a sus tropas
Los prisioneros argentinos, dispuestos a regresar a casa

Pese a que siempre se le consideró muy vinculado a Estados Unidos y estaba dispuesto a colaborar con ellos en Centroamérica, Galtieri ha pasado a ser ahora un antinorteamericano feroz y parece que llegó a considerar seriamente la posibilidad de pedir ayuda a los países socialistas.

El acto de la plaza de Mayo no pudo realizarse, ya que la mayoría de las aproximadamente 5.000 personas que allí se concentraron dejaban pocas dudas sobre su opinión cuando, ante los atónitos ojos de la policía, llamaban a gritos al presidente borracho e hijo de puta.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Tras leer un vago discurso por televisión, en el que hizo oscuras advertencias a los traidores, Galtieri se reunió con los diez generales de división, a quienes explicó la necesidad de seguir la guerra contra el Reino Unido y de comprar armas "donde nos las vendan".

Cuando uno de los generales se refirió a un posible acuerdo diplomático con Londres, a través de la mediación norteamericana, el presidente lanzó duros epítetos contra las autoridades de Washington y se lamentó de la ayuda que su régimen había prestado a Estados Unidos, "para que nos paguen así". Su interlocutor le recordó que Argentina no puede enfrentarse con la primera potencia mundial.

Varios generales de división sugirieron entonces al presidente que dimitiera de su cargo, a lo que éste respondió que quería saber si todo el generalato pensaba así, y les dijo que meditaran sobre ello durante un día. En ese momento, los catorce generales de brigada del Estado Mayor exigieron una audiencia inmediata. La reunión, muy acalorada, se prolongó hasta altas horas de la madrugada, y los jefes y militares le reprocharon los errores cometidos en la conducción de la guerra de las Malvinas. Galtieri accedió finalmente a dimitir y a pasar a la situación de retiro, y se marchó acto seguido a su residencia, en el campamento de Campo de Mayo. En sus primeras declaraciones después de la dimisión, el general Galtieri dijo ayer que había cesado en su cargo porque no contaba con la confianza del Ejército y "en función de la unidad de las Fuerzas Armadas".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS