La confusa manifestación anti OTAN

( ... ) Millares de madrileños cansados, frustradod, agobiados por la incertidumbre y la falta de horizonte, acudirían quizá a manifestarse contra unos gobernantes que no descienden a explicar sus decisiones. Es frente a ese hermetismo frente al que debe convocarse un verdadero debate nacional que explique la verdad, y esto es lo contrario de un referéndum. Frente a tanto ruido informativo, hay que explicar por qué España carece de una alternativa real de neutralidad. Por supuesto que la política de bloques es mala y el desarme es deseable. Pero hay que mantenerse en el terreno de los hechos y no caer en la promesa de felicidad que contienen los anuncios de ciertos detergentes. La Unión Soviética acelera el rearme y la América de Reagan no admitirá la inferioridad militar. Los españoles no cuentan hoy con una neutralidad posible y han de optar entre la Unión Soviética y la Alianza Atlántica. La democracia es la libertad de optar, no la de convertir el complejísimo debate estratégico en una guerra de tópicos.Quienes defienden la incorporación de España a la Alianza Atlántica, y no sólo el Gobierno, tienen el deber de hacer esa gran clarificación y explicar cómo y por qué España se incorpora ahora al dispositivo militar de Occidente.

17 de noviembre

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS