_
_
_
_

El Ayuntamiento de Barcelona descubre la contaminación de quesos frescos sin marca

Los quesos frescos de fabricación casera y sin marca analizados por los servicios de higiene de los alimentos del Ayuntamiento de Barcelona presentan un porcentaje de contaminación bacteriana que alcanza un 67,8%. Según el mismo servicio, en los aceites analizados -al margen de los considerados oficialmente tóxicos y causantes del conocido envenenamiento masivo- se detectó un porcentaje del 16,3% de adulteraciones comerciales «no tóxicas» por mezclas de semillas.

Siempre según la citada fuente, en las carnes previamente preparadas que fueron analizadas -carne picada, salchichas y hamburguesas, entre otras- el porcentaje de adulteración resultó ser del 32,5%, debido a la adición de bisulfitos, que, según recuerda el mencionado servicio municipal, son «conservadores prohibidos por la legislación vigente». La fuente añade que, no obstante, este porcentaje relativo a los productos cárnicos citados representa una mejora del 18% con relación al obtenido en 1980.En las legumbres cocidas en puestos de venta directa que fueron objeto de análisis por los servicios municipales se halló un porcentaje de adición de conservantes, generalmente los teóricamente prohibidos bisulfitos antes citados, que llega al 18,8%. Respecto a la leche analizada no se apreció contaminación ni adulteración, pero sí un desvío de los porcentajes de sus componentes teóricos, que alcanzó un 12,3%.

Estos resultados proceden de los trabajos efectuados por el Ayuntamiento barcelonés a lo largo de los seis primeros meses de este año, período en el que se tomaron 2.717 muestras que generaron 9.411 análisis. Tales muestras no fueron aleatorias, por lo cual los porcentajes indicados no pueden hacerse extensivos a la totalidad de los alimentos consumidos en Barcelona.

El Ayuntamiento precisó que, pese a todo lo indicado, se observó un descenso en el decomiso de carnes, lo que «indica una sensible mejora en la calidad del producto en origen», siempre según el municipio.

En los casos de anomalías constatadas, se procedió a la retirada del producto de la circulación y a la incoación de los preceptivos expedientes. Como conclusión de estos análisis, los servicios municipales correspondientes recomendaron ayer que los consumidores que deseen comprar carne picada exijan que ésta sea convertida en tal en el mismo momento de su adquisición.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_