Tribuna:TRIBUNA LIBRE
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Reagan: la razón y la fuerza

Con motivo de la reciente autorización que el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, ha dado al definitivo asamblaje de la bomba de neutrones, se ha desencadenado una campaña de ataque a dicha decisión por parte de los medios informativos y, de paso, genérica en contra de su gestión y personalidad, en los siete meses desde que tomó posesión de su cargo.Las decisiones económicas, militares, e incluso internas, al parecer, producen la indignación de quienes creen verse afectados y sólo perciben las cosas desde su especial óptica o de sus condicionamientos políticos y económicos.

Vayamos por partes:

Primero: el "complejo de crimen atómico" que se intentaba sembrar en la mente del pueblo americano por haber utilizado la bomba atómica durante la segunda guerra mundial ha sido de una vez contrarrestado por la decisión de Reagan de dar "luz verde" a la bomba de neutrones, precisamente coincidiendo con el difundido aniversario de la tragedia de Hiroshima... ¿Por qué?

Pues bien: Estados Unidos no inició la segunda guerra mundial, y para finalizarla lo antes posible, después de cinco años de horror y de muerte, tuvieron que emplear tan terrible arma...

Tanto los alemanes como los japoneses lo hubieran hecho de haber tenido finalizado el proyecto. Es bien sabido que Alemania y Japón tenían muy avanzada la tecnología para la desintegración del átomo, así como los sistemas para su transporte y utilización militar (las famosas V-I y V-II fueron el "inicio" de un objetivo de guerra nuclear ... ).

Además, sin la puesta en marcha de la operación Manhattan por parte de Estados Unidos, la contienda hubiera durado muchísimos meses más o quizá años, por lo que el coste en vidas humanas habría sido igual o superior al que tuvo la explosión de la bomba atómica.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sabiendo que el adversario la utilizaría sin contemplaciones en caso de poseerla, ¿qué alternativa les quedaba a los norteamericanos (y a sus aliados ... )?

No es este el momento de analizar todo el contexto de la segunda guerra mundial; es sólo una referencia para encuadrar los argumentos de este artículo.

Recientemente, en la "no declarada guerra" de Afganistán, al parecer, Rusia utilizó gases venenosos (prohibidos por acuerdo internacional desde la primera guerra mundial... ).

Por otro lado, todas las potencias industriales del mundo tienen o desean tener arsenales atómicós, y no precisamente de bombas atómicas (de fisión), sino de hidrógeno (fusión), cuyos efectos son cientos de veces más mortíferos que las dos utilizadas contra Japón, por las razones expuestas anteriormente.

Francia se siente orgullosa de su poderío atómico, y sin contar, por supuesto, con Rusia, cuyo arsenal es impresionante, hay media docena de países que ya tienen armamento nuclear, y otros que están en vías de obtenerlo, y estas bombas son mucho más peligrosas que la de neutrones.

Curiosamente, Alemania y Japón, después de perder la guerra, han conseguido los más altos niveles de desarrollo industrial, pero también de bienestar realmente democrático y social de sus habitantes...

Aparte de su capacidad de trabajo, inteligencia y estabilidad política, los presupuestos de defensa son prácticamente ínfimos por su calidad de "vencidos"... Por tanto, ese porcentaje del PNB que gravita y grava a casi todos los países importantes lo pueden utilizar en la optimización de sus economías, ya que el problema de la defensa es de los "vencedores"...

Una bomba necesaria

Por ello, la bomba de neutrones es, no deseable, pero sí necesaria para establecer de nuevo el equilibrio militar entre los dos "bloques" (OTAN-Pacto de Varsovia). Es un arma terrible, pero defensiva, y su objetivo sería la neutralización de fuerzas invasoras del Este hacia el Oeste.

Para negociar el desarme y consolidar la paz no queda más remedio que igualar fuerzas. Ya decían los romanos: "Si quieres la paz, prepárate para la guerra...".

Lo que ocurre es que determinadas decisiones no son populares (es lógico), pero a los gobernantes se les exige a nivel histórico que sean precisamente eficaces y que no sacrifiquen las decisiones necesarias por una popularidad deseada pero no imprescindible.

Para cualquier experto en la materia está claro que en los últimos años el poderío, militar soviético superó tácticamente al occidental. De ahí el miedo a que Reagan ganara las elecciones. ¡Afortunadamente para muchos, las ganó! El misticismo es precisamente uno de los detonantes más peligrosos para desencadenar una guerra; el pragmatismo, no, y Reagan es un práctico.

Quiero aclarar que, como español, europeo y "occidental", no me agrada que existan bombas de neutrones, de hidrógeno ni de cualquier otro tipo, y espero que el que quiera entender entienda que estas líneas no son una apología del belicismo, sitio todo lo contrario.

Segundo: el señor Reagan, durante su campaña electoral, estableció la necesidad de consolidar la economía de su país.

Fue una promesa electoral que está cumpliendo. Estamos acostumbrados a que las promesas electorales sean sólo eso: promesas...

Aquí la cosa cambia. La inflación en EE UU era superior a la que podían mantener y los remedios, como las medicinas, no siempre saben bien. Como gobernador de California lo probó.

Es lógico que a los demás nos fastidie la subida meteórica del dólar. Pues bien, me pregunto: ¿qué pasó cuando el dólar "cayó" gracias a la política monetaria europea y De Gaulle impulsó a la "Gran Europa" para aumentar su sentimiento de superioridad? ¡El viejo continente estaba satisfecho! Ahora...

La moneda, al final, refleja los activos de un país, sus reservas su capacidad productiva, su imaginación creadora, su competitividad internacional y, por supuesto, su buena administración.

Entonces, ¿es de extrañar que el dólar suba en relación a otras monedas?

En justicia, es lógico que el presidente de, Estados Unidos cumpla lo dicho en su programa electoral. El ha sido elegido por el pueblo de Estados Unidos (y, por cierto, con una abrumadora mayoría) y a él se debe. Lo que no quiere decir que deje de cumplir sus compromisos internacionales, tanto a nivel moral como económico y militar.

La reducción del gasto público es otro hecho que no se ha quedado en la nebulosa de las palabras que se lleva el viento.

Quienes esperaban favoritismos, o revanchismos, o prebendas están ya sólidamente desilusionados. Administrar es estar al servicio de la nación y no la nación al servicio de la burocracia y del "aparato" gubernamental.

La reducción de impuestos, a la larga, fomenta el empleo y reactiva la inversión, el ahorro, la producción y, en definitiva, el mejoramiento social. ¿O es que la gran mayoría que votó a Reagan no era la clase trabajadora? América (Estados Unidos) necesitaba recuperar la ilusión y, por qué no, el respeto. Reagan lo está consiguiendo (empezando con la liberación de los rehenes secuestrados en Irán).

Una respuesta clara

El atentado del que fue víctima, a sólo dos meses de estar en la Casa Blanca, es otra prueba de que para ciertas "mentalidades extrañas" Reagan era y es una "amenaza". Lo que no pudieron conseguir con las campañas de desprestigio, ridiculizando su actividad pasada como actor o sus aficiones camperas y tradicionales de su país, estuvo a punto de conseguirlo un loco (?) cuya oscura actuación todavía no está muy clara...

También, y para intentar "amargarle" las vacaciones, los controladores aéreos protagonizaron una huelga ilegal (ilegal por su condición de empleados federales). La respuesta de Reagan ha sido clara, aunque muchos la consideren "escandalosa" y se rasguen las vestiduras...

No son precisamente los controladores aéreos el sector peor pagado y cuidado. Pero si en un contrato laboral, de libre y mutuo acuerdo, se establece que por razones de seguridad e interés nacional no se acepta la huelga, pues no se acepta y punto.

¿Qué ocurriría en la Unión Soviética sí hubiera una huelga de controladores aéreos? Lo que está pasando en Polonia es por sí mismo descriptivo de la reacción comunista a cualquier actitud o postura que no encaje en sus esquemas y directrices.

Como final, diré que el presidente americano tiene la ventaja de la madurez, sin los inconvenientes de la vejez, y que ha sabido rodearse de colaboradores cuyo prestigio es bien reconocido. Precisamente en el terreno internacional el general Haigh es y fue profundamente respetado y apreciado por los gobernantes europeos, cuando era comandante en jefe de la NATO (OTAN). Por cierto, Organización a la que ya debería pertenecer España hace tiempo.

Reagan ha dado ejemplo de rectitud, y que ha respetado a muchos altos miembros de la Administración demócrata, manteniéndoles en sus puestos y demostrando que no por no ser republicanos iba a destituirles si eran eficaces y honestos.

Por añadidura, cuenta con el apoyo casi total del Congreso y del. Senado y del pueblo, al que representan. Las últimas encuestas así lo demuestran ampliamente.

En fin, que a la pregunta o titular "¿Quo vadis, Reagan?" (EL país, 13 de agosto de 1981) me permitiría contestar: Hacia el Oeste... (del muro de Berlín).

Enrique Martín y Alonso-Martínez es vicesecretario de Alianza Popular.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS