Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pinochet jura la nueva Constitución chilena

Santiago de Chile

El general Augusto Pinochet juró ayer en Santiago de Chile la nueva Constitución chilena, que le otorga la presidencia de su país durante los próximos ocho años. En el acto, que se desarrolló en el palacio Diego Portales, Pinochet atacó el marxismo soviético, anunció que combatirá el terrorismo y aseguró que los partidos políticos «única mente volverán a Chile cuando se haya establecido la normativa que les impida volver a monopolizar el poder».Durante un discurso de aproximadamente una hora de duración, el general Pinochet condenó lo que denominó «las oligarquías políticas y gremiales» y también atacó el «estatismo socialista». Del socialismo democrático dijo que «pavimenta el camino al totalitarismo marxista». En el mismo acto de Jura constitucional juraron fidelidad a la nueva Constitución chilena, que Pinochet definió como «antimarxista», los miembros de la Junta Militar, almirante José Toribio Merino, el teniente general del Ejército de Tierra César Benavides, el general de Aviación Fernando, Matthei y el general de Carabineros César Mendoza. En el acto se hallaban presentes también el arzobispo de Santiago de Chile, cardenal Raúl Silva Henríquez, y miembros del cuerpo diplomático acreditados en la capital chilena.

Prorrogado el Estado de sitio

La investidura del general Augusto Pinochet como presidente constitucional coincidió con la prórroga automática por seis meses más del Estado de urgencia, en vigor en Chile desde el golpe de Estado que en 1973 derrocó al presidente constitucional Salvador Allende. En virtud del nuevo texto constitucional, el Gobierno está capacitado para otorgar al presidente poderes especiales que le autorizan a ordenar detenciones y arrestos, así como a «limitar el derecho de reunión y la libertad de información». Según el texto, además, se le permite al presidente «expulsar del país a todos aquellos que propaguen doctrinas contrarias a la seguridad nacional».

En cuanto a la política exterior, el general Pinochet reafirmó que «Chile continuará preocupándose por la intensificación de sus relaciones con los países del océano Pacífico y de Asia», así como con sus vecinos latinoamericanos, a los que consideró vitales.

En el plano interior, destacaron sus referencias a los partidos políticos y su mención expresa a que no reaparecerán en la vida política chilena durante el nuevo mandato presidencial, de ocho años de duración.

Por otra parte, ayer fue día hábil, a efectos laborales, en Chile, pese a lo cual numerosas personas se congregaron en las inmediaciones del palacio Diego Portales, sede provisional del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de marzo de 1981

Más información

  • Legitima la dictadura por ocho años más