Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simposio sobre la degradación del casco histórico de Lérida

La existencia de dos marcadas tendencias en cuanto a las directrices a seguir en la restauración de la Seu Vella (catedral) de Lérida está dificultando enormemente la organización de los trabajos para su acondicionamiento.La primera de estas tendencias, de carácter historicista y tradicional es la sustentada por el hasta ahora restaurador oficial, señor Pons Sorolla. La segunda de acuerdo con las modernas pautas de restauración estaría defendida por varios sectores entre ellos el Colegio de Arquitectos de Lérida.

Para superar la polémica y ante la progresiva degradación del casco histórico de la ciudad, el Colegio de Arquitectos de Lérida ha decidido organizar un simposio sobre el tema al que acudirán destacados historiadores y urbanistas de Cataluña, entre ellos Oriol Bohigas. Manuel Lladonosa y Lluis Cantellots, director general de Urbanismo de la Generalidad.

Los organizadores han manifestado a EL PAIS que la formación de una comisión única que aglutine todos los criterios de restauración y conservación de la catedral es totalmente necesaria, pues evitaría el caos que supone en la actualidad la actuación simultánea de distintas concepciones.

Peligra la subvención para restos arqueológicos

Los restos arqueológicos de la plaza de España de Lérida, descubiertos hace tres años y declarados monumento artístico por la Subdirección General del Patrimonio Artístico podrían perder la subvención oficial de cinco millones de pesetas concedida por este organismo.Según informó a EL PAIS el delegado en Lérida de este organismo, Guillermo Sáez Aragonés, ello sucederá si antes del 15 de noviembre el Ayuntamiento de Lérida no aprueba el proyecto de acondicionamiento de los restos arqueológicos.

La posibilidad de que el Ayuntamiento apruebe el proyecto es prácticamente nula, puesto que el consistorio lo catalogó como «urbanización» y no como «obra», debiendo pasar, por consiguiente, a información pública de un mes, plazo que supera el concedido por el Patrimonio Artístico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 1978