Disidentes soviéticos intentan crear un movimiento opositor a la URSS

Cuatro disidentes soviéticos, el matemático Pliucht y los escritores Belosterkovski, Livitin-Krasnov y Andreev, esbozaron ayer en una reunión de prensa en París, el proyecto de una oposición de izquierdas al régimen soviético. Para ello, piensan crear en Occidente una prensa liberal de izquierdas y esperan que les ayudarán todos los que «desean una evolución democrática de la Unión Soviética».

En el mismo acto, y como preámbulo de lo que podría ser, en ruso, un diario de esta clase de oposición, presentaron el libro URSS-alternativas democráticas, del que son autores principales los cuatroLa obra recoge una serie de artículos diversos: el cristianismo social, en la línea de Tolstoi, y el neomarxismo que implica el respeto de los derechos del hombre, representado en Occidente por Pliucht, enmarcan todo un abanico de temas.

Los cuatro intelectuales soviéticos explicaron sus diferencias fundamentales con Soljenitsyn y con otros movimientos de la emigración de después de la revolución: Contrariamente a esta oposición de derechas, dijeron, nosotros no deseamos cualquier modificación del régimen, conscientes de que podría ser peor e incluso deslizarse completamente hacia el fascismo.

Sobre este particular insistieron repetidamente, para que no se les confunda con la «vieja emigración » y con las corrientes nacionalistas de derechas que existen en la URSS y que publican periódicos clandestinos.

A lo largo de su exposición se manifestaron divergencias, más o menos sustanciales, pero los cuatro emigrados admitieron que un hombre de la oposición democrática pierde su alma si no admite, a su vez, la oposición.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En dos puntos se declararon totalmente de acuerdo e intransigentes: en la lucha contra toda forma de explotación y en favor de las libertades y, por otra parte, en el derecho a la independencia inmediata e incondicional para todas las naciones que integran la Unión Soviética.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS