Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No cesan las operaciones contra los guerrilleros y los asesinatos en Argentina

Los cadáveres de cuatro personas fueron encontrados ayer por la mañana en el inteiior de un automóvil estacionado a unos cien metros del Palacio del Congreso en Buenos Aires. Se trata de dos hombres y dos mujeres, cuyos cuerpos presentan varios impactos de bala.Con éstos se elevan a 64 los cadáveres encontrados en distintos lugares del país desde el 29 de marzo pasado, cuando asumió el poder la Junta Militar. El martes pasado se halló el de una mujer con las manos atadas a la espalda, en un parque de Buenos Aires.

El comandante del Tercer Cuerpo de Ejército, general de brigada Benjamin Meléndez, hizo público el martes por la noche en Córdoba un comunicado en relación con tres acciones efectuadas el lunes, en las que murieron cinco guerrilleros. Tres de ellos cayeron en las inmediaciones de la Ciudad Universitaria de Córdoba, los otros dos en la Unidad penitenciaria en el barrio Cofico de la misma ciudad.

Con estos muertos ascienden a 277 los guerrilleros abatidos desde que tomaron el poder los militares argentinos.

Las fuerzas del ejército descubrieron en Rosario un arsenal perteneciente a los Montoneros. Un comunicado oficial informó que las armas y las municiones se hallaron en el curso de un registro efectuado en sábado en una finca de la zona sur de la ciudad.

El país está en guerra

Argentina vive una etapa que puede considerarse como una guerra, opina el jefe de policía de la provincia de Jujuy, mayor Luis Arenas. En una intervención del martes pasado afirmó que la policia debe estar preparada para combatir la subversión. que pretende «asombrarnos con sus hazañas tristes y tratar de aplastamos con su bajo proceder».

Por su parte, el gobernador de San Luis, general Hugo Marcileses, exhortó a no permanecer indiferente en la lucha contra la guerrilla. «Es necesario comprender -dijo- que la lucha subversiva es un hecho real, diario y permanente, que no admite espectadores, porque estamos inexorablemente comprometidos y quien así no lo piense cavará su tumba, asfixiado por su propia idiotez».

El gobernador de San Luis añadió que «los salvadores comunistas, ya vengan disfrazados de Montoneros, de Ejército Revolucionario del Pueblo o de cualquier otra cosa, que den ejemplo y, sin temor a encallecerse las manos, tomen la hoz y el martillo y ayuden en la ciudad y en el campo a engrandecer la nación».

Finalmente, el martes pasado fue designado el general Edrnundo Ojeda, como nuevo jefe de la policía federal, en sustitución de Arturo Corbetta. Los altos jefes de la polícia federal amenazaron con la dimisión colectiva el pasado día 3, por lo que el general Corbetta tuvo que abandonar su puesto.

Este cambio supone un grave fracaso para el general Videla, comandante en jefe del Ejército y presidente de la República, así como para el general Roberto Viola, jefe del Estado Mayor del Ejército, que deseaban imponer a la policía métodos represivos más conformes con las leyes.

La oposición de los altos jefes policiales al general Corbetta se debe a que éste relevó de sus cargos a varios de ellos, después del sangriento atentado del pasado viernes en el edificio de la policía federal de Buenos Aires. El general Corbetta ocupará, a su vez, el puesto de Ojeda, al frente de la brigada de infantería blindada de Tandil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 1976

Más información

  • Nuevo jefe de la policía federal