La alfombra roja vuelve al festival de Málaga para celebrar sus bodas de plata

La cita, del 18 al 27 de marzo, retoma sus señas de identidad y sus fechas tradicionales después de que las dos últimas ediciones se trasladaran al verano a causa del coronavirus

El director del Festival de Málaga, Juan Antonio Vigar, en la presentación del certamen malacitano.
El director del Festival de Málaga, Juan Antonio Vigar, en la presentación del certamen malacitano.Garcia-Santos (El Pais)

La alfombra roja vuelve a lo grande al festival de Málaga. La cita recupera para su vigésimoquinta edición una de las grandes señas de su trayectoria. El paseíllo de las estrellas del cine español frente al público vuelve tras ser cancelado en los dos últimos años por la pandemia. El rojo también cubrirá la principal vía comercial de Málaga, la calle Larios, para celebrar las bodas de plata del certamen, que ha trasladado su gala inaugural al palacio de los deportes Martín Carpena para dar cabida a casi 3.000 personas, como ya ocurriera en los Goya de 2020. Con la partición de 21 largometrajes en su sección oficial —solo cinco dirigidos por mujeres—- y un total de 185 películas y cortometrajes a competición en las distintas secciones, se celebrará del 18 al 27 de marzo. Retoma así sus fechas habituales tras dos ediciones consecutivas en verano a causa del coronavirus.

Con gran satisfacción, que se traducía en una leve sonrisa permanente en la cara, el director del Festival de Málaga, Juan Antonio Vigar, anunciaba esta mañana que el evento -que roza los dos millones de euros de presupuesto- vuelve prácticamente a la normalidad. “Lo presencial es para nosotros lo esencial. Y la cercanía es nuestra distancia social”, afirmaba el máximo responsable. Lo hacía durante una larga y tediosa rueda de prensa celebrada en el céntrico cine Albéniz, que solo se animó cuando el propio Vigar subió al escenario para destacar que este año el certamen se convertirá en una “celebración de la vida”. Eso sí, con su habitual prudencia, advertía que no se puede olvidar el contexto sanitario y pidió la utilización de la mascarilla para quienes acudan a la alfombra roja frente al Teatro Cervantes (habrá otra, pero exclusiva para los medios de comunicación, en el Patio de Banderas del ayuntamiento). La cautela está ya en el ADN de este certamen. La propia plantilla, que lleva semanas trabajando a destajo, realiza test periódicos para evitar contratiempos y posibles contagios.

A la sección oficial vuelven viejos conocidos del público malagueño como Daniel Guzmán, que tras conseguir la Biznaga de oro en 2015 con A cambio de nada llega ahora con Canallas y protagonizada por él mismo y Luis Tosar. E igualmente, Carla Simón —que consiguió el premio en 2017 con Verano 1993— viaja de nuevo a la Costa del Sol con Alcarrás, película que ha quedado finalmente fuera de concurso tras la obtención del Oso de Oro en la reciente Berlinale. Juan Miguel del Castillo con La maniobra de la tortuga, Imanol Uribe con Llegaron de Noche de o María Ripoll (Nosaltres no ens matarem am pistoles) serán otros de los nombres que competirán por la biznaga dorada. Entre las obras que no participan en la competición llaman la atención Camera café, la película, dirigido por Ernesto Sevilla —que recupera al elenco original de la serie televisiva— o Sin ti no puedo, de Chus Gutiérrez.

Imagen de la película 'Alcarràs', de Carla Simón.
Imagen de la película 'Alcarràs', de Carla Simón.

El evento programará este año, por primera vez, películas europeas. Citas de Francia, Italia y Reino Unido aún inéditas en España conforman la sección +Málaga, que pretende dar una visión más internacional al festival y se repetirá en próximas ediciones. Las series de televisión ganan presencia este año van ganando mayor presencia con la presentación de hasta siete trabajos, casi el doble del año pasado, cuando entraban en el programa por primera vez. Sobresale 800 metros, de formato documental y dirigida por Elías León Seiminiani con entrevistas de Nacho Carretero, trabajo centrado en el desentrañar el atentado de las Ramblas de Barcelona de agosto de 2017 y que se podrá ver en Netflix a partir del 25 de marzo.

La presencia de documentales vuelve a ser importante en el certamen, con hasta 48 trabajos a competición entre largometrajes y cortometrajes. La chilena Carolina Astudillo, con dos biznagas de plata en su curriculum (2015 y 2018) llega en esta edición con el largo Canción a una dama en la sombra y el corto Et pourtant elles étainet lá. También repiten otros como Alejandra Almirón (Llamarada), Irene M. Borrego (La visita y un jardín secreto) o Lois Patiño (El sembrador de estrellas). Fuera de concurso se mostrará Emilio Prados, cazador de nubes, del malagueño Jorge Peña, que participa también con El club de los cantineros, a competición en Cinema Cocina, sección relacionada con la gastronomía. Además, el MAFIZ, cita dedicada a la industria, retoma la presencialidad tras dos años sin ella.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El Festival de Málaga homenajeará este año a la actriz argentina Mercedes Morán, a la directora de producción Sol Carnicero y el actor Miguel Rellán, así como a Javier Ambrossi y Javier Calvo y a la Academia de Cine en representación de todo el cine español. La Biznaga de honor será para Carlos Saura. Las entradas para asistir a las distintas películas y actividades —como la grabación en directo del podcast Estirando el chicle el 19 de marzo en el Martín Carpena— se podrán adquirir desde el 3 de marzo a las 9.00 horas. La presentación de esta XXV edición del festival malagueño arrancó con un minuto de silencio por las víctimas mortales de la invasión rusa en Ucrania.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS