TIPO DE LETRA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Elizabeth Duval, Ana Iris Simón y la comprensión lectora

Los primeros entusiastas de un libro pueden marcar definitivamente su recepción

Elizabeth Duval y Ana iris Simón.
Elizabeth Duval y Ana iris Simón.

El sábado pasado, no por casualidad 20 de noviembre, se presentó en La Central del Museo Reina Sofía la primera novela de Elizabeth Duval, Madrid será la tumba. Quinto título de la colección Episodios Nacionales de la editorial Lengua de Trapo, el libro narra la okupación de dos locales en ese “pueblo manchego con acromegalia” que ejerce de capital de España: Hogar Social, en el barrio de Salamanca, y Casa Roja, en Lavapiés. El hecho de que el primero esté en manos de un grupo neofascista y el segundo en las de uno marxista-leninista nos permite asistir a un choque de retóricas, fines y medios sin que la autora caiga en el cinismo, el adanismo o la equidistancia. Ni en el maniqueísmo: sus personajes no son arquetipos, sino seres con tantas convicciones como contradicciones.

La escritora explicó que los fachas de su relato no son necesariamente tontos e incultos y eso llevó a uno de los asistentes que abarrotaron el acto a preguntarle si no temía que la colocaran al lado de cierta “novelista” con tendencia a la “nostalgia”. A la pregunta le faltaban tres palabras clave (Ana Iris Simón) y cuando se acallaron las risas que provocó, Duval respondió: basta leer Madrid será la tumba para comprobar que ese temor no tiene fundamento. Tiene razón. También basta con leer Feria para comprobar dos cosas: que no es una novela sino un libro de memorias y que la nostalgia de Simón se proyecta hacia una infancia feliz, no hacia una sociedad feliz. Quienes confunden anécdota y categoría prefieren poner el foco en la admiración de la escritora manchega hacia el amor duradero de sus amigos Juli y Tamara que en el relato del divorcio de sus padres, en la rama religiosa de su familia que en la atea y comunista.

Feria ha sido incluido por Alfaguara en su programa transatlántico Mapa de las Lenguas y en febrero comenzará a circular por América Latina. Tal vez allí lean sin prejuicios un libro cuyo pecado español es haber encontrado sus primeros lectores (entusiastas) en medios etiquetados de conservadores. La etiqueta que condenó a Ana Iris Simón es el reverso de la que salvó a Cristina Morales cuando camufló fragmentos del Discurso a las juventudes de España, del falangista Ramiro Ledesma, en su novela Los combatientes, tan 15-M.

Una hora después de que terminara la presentación de Madrid será la tumba comenzaba no muy lejos de La Central, en el Teatro de la Comedia, la representación de la Numancia de Cervantes en el montaje de Ana Zamora. En su texto para el programa de mano, Benjamín Prado explica con brillantez el baile de interpretaciones al que los siglos han sometido una obra montada desde la exaltación españolista o desde la resistencia antifascista. Dependía de si el montador era el general Palafox o el poeta Rafael Alberti. ¿Ironía? ¿Analogía? ¿Distancia? ¿Equidistancia? Lo que digan las primeras reseñas. Así nos ahorramos el trabajo de leer.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Javier Rodríguez Marcos

Es coordinador de la información literaria en 'Babelia', suplemento cultural de EL PAÍS. Antes trabajó en 'ABC'. Licenciado en Filología, es autor de la crónica 'Un torpe en un terremoto' y premio Ojo Crítico de Poesía por el libro 'Frágil'. También comisarió para el Museo Reina Sofía la exposición 'Minimalismos: un signo de los tiempos'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS