ópera

Las 15 críticas de las óperas representadas en el Teatro Real en 2019

Un repaso de las reseñas de periodistas de EL PAÍS de la programación premiada con los International Opera Awards

Vista del Teatro Real de Madrid que se alzó con el premio a la mejor compañía de ópera en la gala de los International Opera Awards, catalogados como los Óscar de la lírica, celebrada este lunes.
Vista del Teatro Real de Madrid que se alzó con el premio a la mejor compañía de ópera en la gala de los International Opera Awards, catalogados como los Óscar de la lírica, celebrada este lunes.Chema Moya / EFE

El Teatro Real ha recibido el abrazo internacional en medio de la crisis gracias a los International Opera Awards. La programación del año previo al estallido de la pandemia, en 2019, ha sido galardonada con los considerados Oscar de la lírica. Entre esos espectáculos se encontraban representaciones variadas como Il pirata, Falstaff, Je suis narcissiste o Dido y Eneas. Estas son las 15 reseñas (de más actual a más antigua), escritas por Luis Gago, Roger Salas, Jesús Ruiz Mantilla y Jorge Fernández Guerra:

Sonya Yoncheva y Javier Camarena, protagonistas de 'Il pirata'.

Il pirata

Javier Camarena es uno de esos artistas que provocan cualquier cosa menos indiferencia: por su entrega palpable, por la credibilidad que imprime a los personajes que interpreta y porque todas y cada una de las frases que canta son exquisitamente musicales.
Yusif Eyvazov y Anna Netrebko, en el Teatro Real el viernes.

Anna Netrebko, ese imán escénico y vocal superdotado

Cuando el público se había rendido ante la fragilidad de un personaje preso de un destino no buscado, con un solo gesto –y un certero cambio de vestuario- Netrebko pasó a ser Lady Macbeth. Sus manos maléficas extendidas sobre la espalda de Maltman te introducían ya en la esfera putrefacta del drama shakesperiano.
La ópera 'L'elisir d'amore', representada en el Palau les Arts en Valencia.

L'elisir d'amore

Brenda Rae es una Adina sin chispa y sin encanto, de timbre casi siempre demasiado oscuro, graves desvaídos y pobre dicción italiana, que no logra comunicar el candor innato de su personaje. Juan Francisco Gatell ha saltado del segundo al primer reparto por enfermedad de Rame Lahaj y, con sus medios, compone un Nemorino creíble, honesto y cantado con suficiencia.
El rigor de la Iglesia, simbolizado en la perfecta disposición simétrica del coro durante el auto de fe del tercer acto de 'Don Carlo'.

Don Carlo

Marcelo Puente se ha incorporado al reparto tras la postrera cancelación de Francesco Meli, y aunque su actuación muestra una progresión ascendente, desentona no poco respecto a sus compañeros. Tiende a cerrar en exceso las vocales, los agudos le suenan estrangulados y la voz no posee un gran esmalte, aunque el mayor déficit, a pesar de su entrega, es el emotivo.
Plácido Domingo y la soprano italiana Carmen Giannattasio, acompañados por el Coro y Orquesta del Teatro Real, durante el estreno de 'Giovanna d´Arco'.

Giovanna d’Arco

Ni hubo chispa ni se logró absolutamente ningún momento en que saltara la emoción. Fabiano era incapaz de quitar el ojo al atril, Giannastasio gritaba sin asomarse en ningún momento al concepto del canto. ¿Y Plácido? Llegó a su ciudad a cumplir con el expediente. Algo poco recomendable cuando encara el final de su carrera.
Ekaterina Semenchuk (Azucena), actores y Coro Titular del Teatro Real, en 'Il trovatore'.

Il trovatore

El director de escena, Francisco Negrín, ha optado por un espacio abstracto, un cubo vacío, un poco al modo de los venerables montajes de Wieland Wagner, y en él evolucionan los personajes como guiados por el canto. Es una solución elegante que libera toda la potencia vocal de la obra.
La soprano Malin Byström (condesa Madeleine) y bailarina Clara Navarro (condesa niña).

Capriccio

Una ópera protagonizada por todas las personas que se necesitan para que aquella se convierta en una realidad audible y visible (compositor, libretista, director de escena, cantantes, instrumentistas, bailarines y espectadores) y cuyas prolijas disquisiciones en torno a cómo articular y ordenar los diferentes elementos que la integran acaban convirtiéndose en la ópera misma
Cristina Toledo (Carlotta) y Carol García (Lisetta) en su dúo del segundo acto de la ópera.

Il finto sordo

El reparto, muy bien elegido, revela pocas fisuras, aunque quizá, de entre el sexteto protagonista, deba destacarse a la mezzosoprano Carol García, que tiene confiado un papel secundario pero que es la más cuidadosa en traducir escrupulosamente los pasajes de agilidad
Roberto De Candia encarna a un Falstaff exultante en el segundo acto de la ópera.

Falstaff

Una de las mayores virtudes de la nueva producción de Laurent Pelly es que sabe reflejar la ágil comicidad de la obra sin desdeñar sus tonos sombríos o la crítica ácida para retratar a algunos de sus protagonistas: en contraste con el blanco y negro de Welles, hay muchos colores (una seña de identidad del director francés), pero son tanto vivos como apagados.
Fotografía del ballet 'Dido y Eneas' en el Teatro Real desde el 31 de marzo.

Dido y Eneas

Los cantantes han dado una lección de entrega y voluntad interpretativa notable, y dejan mucha mejor impresión que la heterogeneidad de la plantilla de bailarines, dispares en sus prestaciones y en calidad.
Una escena de La Calisto, de Francesco Cavalli, que se estrenará en el Teatro Real.

La Calisto

Giovanni Faustini, libretista de once de sus óperas, incluida La Calisto, fue un pionero que hizo de lo que él mismo calificó de “esta honorable locura” (“questa honorata pazzia”) su profesión, intentando elevarse “por encima de lo ordinario y de los logros comunes de ingenios estúpidos y plebeyos”. David Alden hace suya aquella insania.
Una escena de 'Je suis narcissiste', durante uno de los ensayos.

Je suis narcissiste

La puesta en escena de Marta Pazos es profesionalmente excelente, pero, al no posicionarse ante el pulso esencial de la propuesta, tiende al exceso. Se añaden sin parar chistes y gracietas que tienden a emborronar una música que oscila entre la eficacia y el portento técnico.
Dorothea Röschmann y Malcolm Martineau agradecen los aplausos del público que llenaba el Teatro de la Zarzuela.

La enorme clase de Dorothea Röschmann

Röschmann cuenta con dos bazas infalibles para afrontar este repertorio: en primer lugar, una voz de enorme calidad, de bellísimo timbre y, lo que resulta mucho menos habitual, homogénea en todos los registros; en segundo, una técnica completísima, que le permite moldear esa voz a su antojo, afinar todas y cada una de las notas con aparente facilidad y rodearlas de la dinámica que considera más adecuada.
Anett Fritsch (Ilia, de espaldas) y David Portillo (Idamante), ambos en el centro, a uno y otro lado de la valla que separa a vencedores y vencidos, al comienzo del primer acto de 'Idomeneo'.

Idomeneo

Carsen puebla el escenario de un sinfín de figurantes, que se mueven, junto con el coro, con una coreografía de movimientos perfectamente diseñados y sincronizados a las mil maravillas con música y texto.
Una escela de El oro del Rin en el Teatro Real.

El oro del Rin

El Rin es un nido de desechos humanos en pleno Antropoceno y las hijas del Rin, en vez de mujeres atractivas y luminosas, como describe la música, son criaturas harapientas y oscuras.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50