Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía pide multar a Fernando Francés y a Invader por dañar el patrimonio artístico en Málaga

El artista urbano colocó mosaicos sin permiso en edificios catalogados como Bien de Interés Cultural

El exdirector del Centro de Arte Contemporáneo, Fernando Francés, en una imagen de archivo.
El exdirector del Centro de Arte Contemporáneo, Fernando Francés, en una imagen de archivo.

Una multa de 36.000 euros. Es la condena que ha solicitado la Fiscalía de Málaga para Fernando Francés y Franck Anthony Slama –artista urbano conocido como Invader– por un delito continuado contra el patrimonio histórico. El ministerio fiscal considera que fue Francés, exdirector del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) de Málaga y ex secretario general de Innovación Cultural y Museos de la Junta de Andalucía, quien realizó la propuesta, apoyó y programó la intervención artística. Un trabajo que incluyó la colocación de una treintena de obras, 15 de ellas en edificios del centro histórico de Málaga, sin consentimiento de los propietarios. Por todo ello –y como ha adelantado la Cadena Ser–el fiscal solicita una multa de 36.000 euros para cada uno de los implicados en el presunto delito, así como que paguen los gastos de la retirada de los mosaicos.

El procedimiento judicial arrancó en primavera e 2017, cuando el Obispado de Málaga protestó por la colocación de una de las obras –una flamenca realizada con azulejos que simulaban píxeles– en una de las fachadas del Palacio Episcopal, edificio catalogado como Bien de Interés Cultural. La Fiscalía de Málaga se querelló entonces contra Fernando Francés, al que consideraba como autor intelectual de la intervención, e Invader, supuesto autor material. Propietarios de los 15 inmuebles ubicados en el centro histórico incluidos en la querella –entre ellos el propio Obispado y el Ayuntamiento de Málaga– dijeron entonces que nadie les había pedido permiso.

Fernando Francés siempre ha negado su relación con los hechos. En su declaración aseguró que no conocía a quien se escondía tras el sobrenombre de Invader. Explicó que cuando era director del CAC Málaga –centro del Ayuntamiento de Málaga, pero de gestión privada– sí que llegó a tantearlo para que pudiera participar en el festival Málaga Arte Urbano Soho, “pero como se suspendió, no se hizo nada”, dijo a EL PAÍS. Sin embargo, el artista presentó varios correos electrónicos entre sus equipos de trabajo para demostrar que la intervención era concertada.

Uno de los mosaicos colocados por el artista Invader en Málaga.
Uno de los mosaicos colocados por el artista Invader en Málaga.

Por todo ello, la investigación realizada por el juzgado de Instrucción número 6 de Málaga consideraba que había una relación entre ambos, que se habían visto en París y Málaga y que incluso llegaron a comer y cenar juntos entre el 15 y el 24 de mayo de 2017. Fue en esos días cuando el artista urbano colocó los 15 mosaicos incluidos en la causa ayudado por personas no identificadas. De ahí que se le investigara junto a Francés por presuntos daños sobre el patrimonio histórico.

Además, ahora la Fiscalía pide también una indemnización a los propietarios de los inmuebles, porque considera que las fachadas originales donde fueron incluidos los mosaicos –entre ellas la del Palacio de Salinas, también Bien de Interés Cultural– han sido alteradas y dañadas. Según su relato, los azulejos se pegaban entre sí mediante una especie de resina plástica y la fijación a la pared se realizaba con una silicona con cemento. Un informe de la Guardia Civil refleja que en las fachadas donde los mosaicos ya han sido retirados hay daños, “con el consiguiente perjuicio económico para los titulares de los edificios”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >