Los 17 discos de rock y pop que hay que escuchar ahora mismo

Casi sin música en directo, los músicos se han lanzado a grabar. Estos son álbumes recientes que no hay que dejar escapar

La neoyorquina Bette Smith actuando en la sala La Nau de Barcelona en abril de 2019.
La neoyorquina Bette Smith actuando en la sala La Nau de Barcelona en abril de 2019.JORDI VIDAL SABATA / Redferns

No hay música en vivo (o hay poca), pero sí mucha grabada. Una vez relajadas las medidas por el coronavirus los músicos han hecho cola en los estudios de grabación. Son muchos los trabajos editados estas últimas semanas. Hablamos de álbumes largos. El fin del viejo concepto de long play se anunció hace años, con la llegada de la inmediatez digital, pero ya no se habla de enterrar estas maravillas que rondan los 45 minutos. Los músicos necesitan ese formato para expresar su arte; y los aficionados lo agradecen. Esta es una selección de un puñado que nos parece que no hay que dejar escapar. Incluye una lista de Spotify con una selección de canciones de todos.

- Nick Cave & The Bad Seeds, ‘Idiot Prayer (Alone at Alexandra Palace)’

¿Quién es? Seguramente el único artista actual que con una propuesta fuera de toda comercialidad y de una gran profunda intelectualidad es capaz de llenar pabellones. Se llama Nick Cave y nació en Australia hace 63 años.

¿Es tan bueno ‘Idiot Prayer’? En los momentos más tenebrosos de este 2020 Nick Cave decidió que había que hacer algo. E ideó Idiot Prayer. Se encerró solo con su piano en el solemne Alexandra Palace londinense y ofreció un concierto que transmitió en streaming. El recital fue de pago; un éxito. Ahora se publica el disco de aquella emocionante actuación. En la época de la inmediatez, Cave entrega una hora y media de música desnuda, cruda y a la vez bella. A pesar de sus lóbregos mensajes y de la lúgubre forma de transmitirlos es un goce absoluto.

- Nathy Peluso, ‘Calambre’

¿Quién es? Una estrella, aunque tiene solo 25 años, porque todo empieza por creérselo uno mismo, y Nathy Peluso (argentina residente en Barcelona) está convencida de que va a ser algo grande. Así empezó Beyoncé y ahora miren…

¿Es tan bueno ‘Calambre’? Ocurre con este disco (el primer larga duración de la artista) que lo escuchas y te sientes parte del mundo musical actual. Y tómese esta frase sin ironía. La mayoría de las tendencias que triunfan en las plataformas de streaming están en las 12 canciones de Calambre: reguetón, trap, hip hop lúdico, letras de empoderamiento sexual, latinismo, soul, años 2000, Bad Bunny, Beyoncé, Rosalía, milonga, Mercedes Sosa, Celia Cruz… Todo con originalidad y una interpretación seductora.

- Bob Mould, ‘Blue Hearts’

¿Quién es? Un referente del rock alternativo de los ochenta (con Hüsker Dü) y de los noventa (con Sugar). Con 60 años, el neoyorquino sigue haciendo lo mismo… pero diferente.

¿Es tan bueno ‘Blue Hearts’? Solo una de las 14 canciones de Blue Hearts supera los tres minutos. Es un disco de misiles rabiosos, temas cantados con las venas del cuello a punto de estallar. Es música que se ha hecho desde los tiempos del punk, a mediados de los setenta, pero en manos de Mould suena todavía idealista. Será que vivimos tiempos donde la única salida es no esconderse.

- Kurt Baker, ‘After Party’

¿Quién es? Un músico de Portland (Estados Unidos) que después de unas cuantas giras por nuestro país se ha quedado a vivir en Madrid. A pesar de contar solo 33 años, Baker alcanza casi una veintena de discos desde que empezara a principios de los 2000 con los fantásticos The Leftlovers.

¿Es tan bueno ‘After Party’? Si algún día se hubiesen juntado en un escenario los Beatles con los Ramones probablemente sonarían como este After Party. Igual invitaban también al Elvis Costello del 77. El disco arranca y te asalta un repullo eléctrico que ya no dejas hasta el final.

- Gorillaz, ‘Song Machine: Season One. Strange Times’

¿Quiénes son? Aquella broma (un grupo animado virtual) del líder de Blur, Damon Albarn, cumple ya 20 años. En realidad, hoy Gorillaz es el principal proyecto del inquieto Albarn.

¿Es tan bueno ‘Song Machine…’? Tranquiliza constatar que a pesar de que el mundo esté patas arriba algunas cosas siguen igual. Hace unos días alguien preguntó a Liam Gallagher qué opinaba de este disco de Gorillaz. El exvocalista de Oasis contestó: “Yo no escucho tonterías”. Aunque siempre hacen gracia las macarradas de Liam, en este juicio se equivoca. Song Machine… tiene una gran cualidad: a pesar de su empaquetado intelectual resulta muy accesible. Lo impulsa un espíritu lúdico, ya sea cuando incita al baile o cuando propone música post rave. Dan lustre y personalidad (aquí nadie está por estar: otra de las irrenunciables normas de Albarn) a las canciones invitados como Robert Smith (The Cure), St. Vincent, Tony Allen (en la que probablemente es su última grabación, ya que falleció el pasado 30 de abril), Beck, la maliense Fatoumata Diawara, el rapero ScHoolboy, Joan As Police Woman y hasta Elton John.

- Xoel López, ‘Si mi rayo te alcanzara’

¿Quién es? Uno de los músicos españoles más inquietos y versátiles de los últimos tiempos. Solo recordar que empezó cantando en inglés e intentado ser el Paul Weller de A Coruña para comprobar la gigante evolución que ha sufrido. Y sigue en ello con este nuevo disco.

¿Es tan bueno ‘Si mi rayo te alcanzara’? Cada vez mejor letrista, cada día más abierto a experimentar en lo musical. Tigre de Bengala es la canción que se merecen estos tiempos: así baila África cuando lo pasa mal. Joana es un grito de dolor bellísimo. Las texturas se multiplican para componer unas canciones en las que descubres matices en cada escuchas, porque aguantan muchas reproduciones. López se ha convertido en un prestidigitador de los ritmos. Incluso el abuso de los “aaaaa” y “ooooo” se le perdonan.

- Joey Molland, ‘Be True To Yourself’

¿Quién es? Uno de los guitarristas de los siempre reivindicables Badfinger, seguramente la mejor banda con peor suerte.

¿Es tan bueno ‘Be True To Yourself’? Joey Molland tiene 72 años, se encuentra fuera de todo circuito comercial y este es su primer disco en 10 años. No puede estar más al margen. En este trabajo le asiste en alguna canción (y hace la foto de portada) Julian Lennon, hijo de John. Tiene todo el sentido ya que Badfinger fue la primera banda que fichó el sello de los Beatles (Apple Records) en 1969 y su música respira ecos beatlemanos. También podría haber participado Jeff Lynne o el mismo Paul McCartney. Es un disco preciosista, de muchos detalles y de canciones pop con el poder de atrapar a la primera escucha.

- Róisín Murphy, ‘Róisín Machine’

¿Quién es? Los que pasen de los cuarenta se acordarán de Moloko, una propuesta bailable y sofisticada en medio del huracán del brit pop. La cantante de aquel grupo era la irlandesa Róisín Murphy, desde hace tiempo con una interesante carrera en solitario.

¿Es tan bueno ‘Róisín Machine’? Homenaje de la irlandesa a los legendarios dj’s de la música disco de finales de los setenta: David Mancuso, Francis Grasso, Nicky Siano… Y a locales como Studio 54, The Loft o The Gallery. Este disco contiene música de baile de calidad. “Una corona sobre mi cabeza, diez amantes en mi cama, mil millones en el banco… Pero quiero algo más”, entona Murphy en Something More, porque se trata de eso: lo único que nos salvará es bailar.

- Bruce Springsteen, ‘Letter to You’

¿Quién es? Para mucha gente, dios. Para otros tantos, dios, “aunque lleve sin hacer una obra maestra desde The River”. O sea, desde hace 40 años.

¿Es tan bueno ‘Letter to You’? Existen tantas ganas de que Springsteen entregue un trabajo a la altura de su categoría que es comprensible caer en la hipérbole. En Letter to You, Springsteen da un paso atrás para mirar a Estados Unidos y a su vida desde otro ángulo. Ya no sirve lo de siempre, pero en lo de siempre está su esencia. El resultado es un disco importante, con temas notables (If I Was the Priest y Janey Needs a Shooter desprenden verdad y orgullo rock) y otros menos acertados. Pero nos conformamos…

- Maria Rodés, ‘Lilith’

¿Quién es? Una artista barcelonesa de 34 años con una carrera ya de cinco discos y con colaboraciones con Jorge Drexler, Coque Malla o Nacho Vegas (la primorosa Ser árbol).

¿Es tan bueno ‘Lilith’? En contra de lo que muestran los concursos de talentos televisivos, ser un buen cantante no es tener potencia vocal. Maria Rodés es una notable vocalista, de modo suave, frágil, casi susurrante, que transmite. Este disco reivindica a las brujas: seres femeninos libres en un entorno patriarcal. Emocionantes canciones con textos evocadores y bellos.

- Songhoy Blues, ‘Optimisme’

¿Quiénes son? Uno de esos milagros que gracias a una estrella inquieta como Damon Albarn (y ya es la segunda vez que aparece en esta lista) podemos conocer. El exlíder de Blur se encontró en 2012 a los miembros de Songhoy Blues tocando en su Mali natal. Albarn llegaba con el proyecto Africa Express, que rescata a músicos africanos y las relaciones con bandas fundamentalmente británicas. Gracias a esta mediación Songhoy Blues se ha presentado en varios festivales europeos. El trabajo ya lo ha hecho Albarn; a nosotros solo nos queda prestarles a Songhoy Blues la atención que se merecen.

¿Es tan bueno ‘Optimisme’? Uno de los discos del año. Rock de guitarras que abraza ritmos africanos, blues del desierto, heavy de Mali, funk tribal… Y mensajes esenciales para este siniestro 2020: hagamos la revolución bailando.

- Motörhead, ‘Ace of Spades. 40º Aniversario’

¿Quiénes son? El grupo más aceptado por las diferentes tribus: punks, rockeros clásicos, metaleros modernos, djs de electrónica… Todos adoran a Motörhead, la banda de Lemmy Kilmister. En Ace of Spades, su mejor álbum, está la formación querida por los seguidores: además de Kilmister al bajo y a la voz, están Eddie Fast Clarke con la guitarra y Phil Animal Taylor aporreando la batería de doble bombo. Lemmy falleció en 2015. Los otros dos miembros del trío, en 2000.

¿Es tan bueno ‘Ace of Spades’? Tan bueno como influyente. “Este disco es un hito dentro del rock. Y la canción Ace of Spades la considero tan fundamental como Smoke on the Water”. Son palabras de Lars Ulrich, batería de Metallica, grupo que seguramente sonaría distinto sin Ace of Spades. Cafre, expeditivo e intimidante. Esta edición 40º aniversario (el original se publicó en 1980) llega con una caja de lujo con álbumes en directo, tomas alternativas, canciones inéditas, un libro contando la grabación y hasta naipes para jugar al póker. Hay diferentes formatos: el más básico sale por 20 euros y el que contiene todo por 200 euros. ¿Un buen regalo navideño? Seguro.

- Icecream Hands, ‘No Weapon But Love’

¿Quiénes son? Una banda australiana que nació a principios de los noventa. Buenas voces, guitarras cristalinas y una misión: hacer canciones emocionantes.

¿Es tan bueno ‘No Weapon But Love’? Como la música no les da para vivir (qué cosas, con lo buenos que son), Icecream Hands pasan años sin actividad. Este disco rompe un silencio de 13 años. Es un álbum que encantará a los seguidores de grupos como Teenage Fanclub. Canciones hermosas con una temática común: el amor en tiempos de odio.

- Bette Smith, ‘The Good, The Bad and the Bette’

¿Quién es? La última sensación de soul-rock. Nacida en Nueva York, este es su segundo disco.

¿Es tan bueno ‘The Good, The Bad and the Bette’? Con este trabajo Bette Smith confirma las buenas sensaciones de su debut, Jetlagger (2017). Smith atesora la carnosidad del soul y lo acompaña por una banda de rock además de coros gospel. Aquí los instrumentos principales no son los metales, sino las guitarras. Entre tanta fogosidad se cuelan piezas como Song for a Friend, fabuloso soul pausado.

- Trevor Beld Jimenez, ‘I Like It Here’

¿Quién es? Un tipo californiano de melena lacia y predilección por las camisas de cuadros que cada vez que canta sale el sol. Este es su primer disco en solitario, pero participa en mil proyectos, todos a descubrir: ha tocado con Neal Casal (descanse en paz), Fruit Bats, GospelbeacH, Tall Tales and the Silver Lining…

¿Es tan bueno ‘I Like It Here’? Una joya del sonido californiano. Recuerda al mejor Jackson Browne, el setentero. Son canciones conmovedoras de country-folk-rock. Ni un tema flojo en el que es uno de los discos del año.

- Lous and The Yakuza, ‘Gore’

¿Quién es? De nombre real Marie-Pierra Kakoma, es una artista congoleña-belga de tan solo 24 años con una historia tremenda ya que sufrió junto a su familia las consecuencias de la devastadora guerra entre la República del Congo y Ruanda.

¿Es tan bueno ‘Gore’? A pesar de su sufrimiento (con pérdidas de familiares en la contienda) el primer disco de Lous and The Yakuza produce una relajación sanadora. Seguramente sea una respuesta a esas turbulencias. La cantante eligió a El Guincho para producir su álbum después de escuchar el trabajo del canario en El mal querer, de Rosalía. Es un álbum breve (30 minutos), bello, relajado… con hip hop suave, músicas urbanas, pop sofisticado y rítmicas africanas. Una delicia.

- AC/DC, ‘Power Up’

¿Quiénes son? La mejor versión posible de AC/DC, ya que dos de los miembros legendarios ya no están entre nosotros: el cantante Bon Scott (muerto en 1980) y el guitarrista Malcolm Young (fallecido en 2017). Está Angus Young, como siempre, y regresan Brian Johnson (voz), Phil Rudd (batería) y Cliff Williams (bajo).

¿Es tan bueno ‘Power Up’? Seguramente en unos años no nos acordaremos de Power Up. Y es probable que apenas interpreten en la próxima gira (la harán, fijo) dos o tres temas de este trabajo. Pero qué más da. En cuanto empiezan a sonar esas guitarras es imposible no mover la cabeza. Sigue siendo la misma canción de siempre. Mejor dicho: variaciones mínimas sobre una estructura sencillísima. El último ser humano sobre la tierra se extinguirá escuchando una canción de AC/DC. Suena a titular de El Mundo Today, pero pinta más real que nunca.

Lo más visto en...

Top 50