Los monstruos discretos del siglo XX

El documental ‘Final Account’ reúne entrevistas con la última generación de alemanes que formaron parte del Tercer Reich y ’Quo vadis, Aida?’ recuerda la matanza de Srebrenica

Imagen de 'Final Account'.
Imagen de 'Final Account'.

El escritor Primo Levi, que logró regresar el infierno de Auschwitz y pasó el resto de su vida dando lecciones de lucidez sobre nuestra especie, solía decir que el peligro no lo constituían los monstruos –después de todo, tampoco eran muy numerosos–, sino esos hombres comunes que engrasaron la maquinaria del nazismo. La cita ilumina Final Account, lacerante documental presentado este jueves fuera de competición, proyecto póstumo del director británico Luke Holland, que falleció en julio tras dedicar 12 años a este trabajo. La película reúne entrevistas con la última generación de alemanes que formaron parte del Tercer Reich. Viejos oficiales de las SS, soldados que combatieron en el frente y ciudadanos de a pie que fueron testigos o cómplices de las atrocidades de Hitler –y que, en muchos casos, siguen honrando su memoria–pasean por un documental de contornos sencillos, que quiere advertir del peligro de que algo parecido pueda reproducirse de nuevo.

Más información
Arranca la Mostra de Venecia: así será el festival de la “reconquista”

En la sección a concurso, otra película propuso el jueves un ejercicio similar. Quo vadis, Aida?, de la directora bosnia Jasmila Zbanic, recuerda la matanza de Srebrenica, donde más de 8.000 personas fueron asesinadas en 1995 por el ejército serbio y bajo el control riguroso de las fuerzas holandesas de las Naciones Unidas, que no hicieron nada para evitarlo. La protagonista es una maestra bosnia que ejerce de intérprete para los cascos azules e intenta salvar a su marido y sus hijos de un final inevitable. Pese a algún maniqueísmo puntual, Zbanic rueda (y monta) con brío, sabe capturar detalles que otros relatos pasarían por alto –ese militar holandés sufriendo un ataque de ansiedad, la insoportable convivencia de víctimas y verdugos en el más absoluto silencio– y se beneficia del excelente trabajo de la actriz Jasna Djuricic, cuyo nombre ya suena a premio por su retrato de una madre coraje que este jueves logró humedecer de lágrimas más de una mascarilla.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Sobre la firma

Álex Vicente

Es periodista cultural. Forma parte del equipo de Babelia desde 2020.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS